Sin pelos en la lengua, el volante rompió el silencio y habló de su salida de Boca antes de lo estipulado. "Pasaron cosas que no me gustaron y por eso decidí irme del club", señaló.
"No me sentí valorado", dijo Mac Allister.

Tras ser figura en la consagración del seleccionado sub-23 en el Preolímpico de Colombia, Alexis Mac Allister se refirió a su repentina salida de Boca para volver Brighton de la Premier League, dueño de su pase, y remarcó: “Sentí que no me valoraban, no me sentía importante o no me querían, sólo querían un poco más de plata”.

“Tuve algunas charlas con Riquelme y mi principal posición fue quedarme. Pero después pasaron cosas que no me gustaron para nada y por eso tomé la decisión de irme”, remarcó el talentoso mediocampista.

Mac Allister, que volvió antes de lo estipulado al club inglés, profundizó sobre lo que fue su salida del Xeneize y comentó que estaba “enojado” cuando lo llamó Riquelme, actual vicepresidente segundo del Xeneize y responsable del todo el fútbol en el club.

Leé también:  Edinson Cavani, una chance concreta para el ataque de Boca

"Cuando me llamó Riquelme estaba enojado por algunas cosas, me comunica que mi papá había hablado mucho y quería hacer el nexo entre los ingleses y Boca. Y es que además de mi papá es mi representante y como ellos (Brighton) pusieron 10 millones de euros, por un tema respeto tienen que contestar, es lo que corresponde”, señaló.

Y agregó: “Mi papá solo quería que Boca atienda. Me preguntó y yo quería quedarme en Boca. Me dijo 'perfecto'. A las horas me entero que Boca mandó un mail diciendo que no iba a Inglaterra, que me quedaba, pero que si Brighton ponía un millón de dólares sí me iba.  Si ellos decían 'Alexis se queda', me quedaba. Boca tuvo la chance de comprarme y no lo hizo. Brigthon había puesto la plata y confió en mí".

Leé también:  Boca escucharía ofertas por Rossi

A su vez, el volante dejó en claro que su salida tiene que ver con una cuestión política, debido a que fin de año cambiaron las autoridades y él se sintió rehén de esa situación. “Todo lo que pasa ahora es político y a mí no me interesa entrar en ese juego. Que me quieran hacer quedar mal a mí, es política. No me sentí importante, me sentí mal, no querían que me quede”, recalcó.

Y concluyó: “Vine a Boca a ganar menos de un tercio de los dos millones de dólares que me ofrecían en Rusia. Yo estaba preparado para la competencia en Boca. También influye que Russo no se haya comunicado conmigo para decirme que era importante. Creo que he estado a la altura de Boca en estos seis meses”.