El obispo de Lomas se mostró preocupado por la situación del país, llamó a “ayudarse entre todos”, y remarcó que América latina debe unirse.

Durante el año pasado la pobreza creció en el país y en América latina. Varias entidades se encargaron de difundirlo, como el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, quien marcó que el índice de pobreza afecta al 33,6% de la población, el número más alto en una década. Por su parte la CEPAL advirtió que Argentina recién podría reducir sus niveles de pobreza en 2023 y que en América latina creció la pobreza extrema, que alcanzó el valor más alto desde 2008.Frente a este escenario, el obispo Jorge Lugones convocó a “ayudarse entre todos” y remarcó la importancia de que América latina se una.

Leé también:  Lomas: misa por el Día de la lucha contra las adicciones
“LA IGLESIA VA A SEGUIR ACOMPAÑANDO A LOS MÁS POBRES PORQUE ACÁ NO HAY MAGIA NI MESIANISMOS”, MARCÓ LUGONES.

Frente a la pregunta sobre qué cambiará a partir de octubre, con un nuevo escenario electoral, Lugones remarcó que “la Iglesia va a seguir acompañando a los más pobres porque acá no hay magia ni mesianismos”. “Gane quien gane no hay una solución inmediata, tenemos una deuda pendiente interna inmediata. No se puede solucionar de un día para el otro esta debacle que hemos tenido durante todo este tiempo”, apuntó.

“LA IGLESIA VA A SEGUIR ACOMPAÑANDO A LOS MÁS POBRES PORQUE ACÁ NO HAY MAGIA NI MESIANISMOS”, MARCÓ LUGONES.

Pero según el obispo, para salir adelante, es clave que los países de América latina se unan. “El problema de América es la falta de cohesión, me parece que van a pasar cinco años en los que van a haber desencuentros y no se va a poder hacer una cohesión. Quizás después de una década tal vez entienda América latina que tiene que unirse, que todos los pactos sociales, comerciales e internacionales son muy necesarios porque si no esto no va a tener salida”, remarcó.

Leé también:  La diócesis de Lomas celebró Corpus Christi

Y agregó: “Estamos siendo mirados por países muy poderosos que vienen a vender y no comprar. Sabemos que lo que está pasando ahora, como en Esteban Echeverría, importan zapatillas de China y despiden 200 ó 300 personas. Latinoamerica tiene que unirse para mantener una balanza comercial común, incluso con países asiáticos o del Norte, pero desde una tarea común y desde un sistema de protección común”.

A la hora de brindar un mensaje para este 2019, Lugones habló de “amistad social”: “Cómo poder encontrarnos y ayudarnos para paliar la situación. Hay que juntarse y arremangarse como decía el Padre Zini, porque la situación va a ser más difícil”.

CAMBIOS EN LA IGLESIA. Para Lugones, la iglesia vive una “lenta transformación” gracias a la impronta de Francisco, que “ha generado realmente una apertura, un deseo de acompañar al que sufre, al pobre, al desvalido, al descartado, con otra vitalidad y otra fuerza comunional”.