El Milrayitas se benefició por la derrota de Morón y el empate de Quilmes, pero aún necesita sumar y que sus rivales no lo hagan. El Celeste sigue en la pelea por el Reducido, a sólo un punto del noveno.
Ambos deben sumar seis puntos para soñar con sus objetivos.
Ambos deben sumar seis puntos para soñar con sus objetivos.

Los Andes y Temperley están en dos luchas diferentes. El primero quiere salvarse del descenso y el segundo sueña con un pronto regreso a la Superliga. Por eso, tras el triunfo del Milrayitas en el Clásico del Sur, ambos volvieron a mirar la tabla y agarraron la calculadora para hacer nuevas cuentas.

En el equipo de Lomas, todo es optimismo. Las tres victorias en fila cambiaron el ánimo de todos y a eso se le suma que los resultados de ayer de Quilmes y Morón le dieron otro valor a los 3 puntos ante Temperley.

Leé también:  Galería de Fotos: Las actividades amateur son el motor que fortalece el corazón Gasolero

El Cervecero igualó 1-1 con Ferro y sigue en zona de descenso; el Gallito perdió 3-1 con Guillermo Brown y también se complica. Gracias a eso, el Milrayitas se mantiene afuera de la zona de descenso y se posiciona mejor en la pelea.

Sin embargo, no se puede relajar. Tiene que seguir la cosecha de buenos resultados.  Es que si Los Andes consigue seis puntos, Quilmes tendría que sacar siete (sobre nueve en juego) para salvarse. Y Morón, en tanto, debería sacar cinco, con el agregado que en la última fecha recibe al Milrayitas en el Nuevo Francisco Urbano.

Temperley, por su parte, cayó cuatro posiciones con la caída ante Los Andes, pero sigue en la pelea por el Reducido. Sólo está a un punto del noveno (Villa Dálmine) y sus chances están intactas.

Leé también:  Temperley saludó al ídolo

Sin embargo, para conseguirlo, deberá lograr al menos seis de los últimos nueve. O sea, ganar los dos partidos que jugará de local. Y en esa lucha, el duelo de la próxima fecha  ante Central Córdoba será clave para seguir soñando.