Emocionada hasta las lágrimas, la flamante presidenta de Banfield asumió oficialmente su nuevo cargo y de esta manera se transformó en la primera mandataria mujer de la institución. “Voy a dejar todo por este club que amo”, señaló.
Barbuto, en conferencia de prensa, habló de sus desafíos como presidenta.
Barbuto, en conferencia de prensa, habló de sus desafíos como presidenta.

Este miércoles empezó un nuevo ciclo en el Club Atlético Banfield. Y no será solo uno más sino el primero de su tipo: una mujer romperá con el mandato masculino de la institución después de 120 años de historia. Lucía Barbuto asumió formalmente su cargo como presidenta del Taladro junto a la nueva comisión y reemplazará al saliente Eduardo Spinosa.

En una conferencia de prensa donde se mostró emocionada hasta las lágrimas, la flamante directiva habló del respaldo que tendrá en este camino y de sus objetivos para este ciclo. “Estoy muy emocionada y feliz, agradecida por las muestras de afecto de socios, dirigentes, deportistas y de toda la comunidad que me acompañó durante estos meses”, inició su discurso Barbuto, y rápidamente hizo referencia a la gestión que se va. “Hoy es un momento para despedir el excelente trabajo de Eduardo con los que se van, los que seguimos y los que se suman. Tengo un grupo muy capaz que me sigue, con muchas ganas, que continúan y me apoyan. Y no digo que vamos a extrañar a Eduardo porque sé que va a seguir al lado nuestro”.

Leé también:  Falcioni empieza a armar el equipo
Buen marco de público en la asunción de Barbuto.
Buen marco de público en la asunción de Barbuto.

Ya visiblemente más emocionada y dejando de lado la formalidad, Barbuto expresó su cariño por el club. “Banfield es parte de mi vida. Esto es un reto personal y con historia familiar. Voy a dejar todo porque amo a este club. Haré lo imposible para que sigamos creciendo durante estos 3 años de gestión y por 50 100 y 200 años más”, cerró entre lágrimas.

Mirá también: la galería de fotos de la asunción de Lucía Barbuto.

Por su parte, Eduardo Spinosa hizo un mínimo balance de su gestión (la cual anticipó que arrojará un balance con un superávit de 45 millones de pesos) y afirmó: “Seguramente nos equivocamos, decidimos muchas situaciones bajo estrés. Lo primero que pedimos es disculpas pero les decimos que las acciones fueron dictadas desde el corazón y con el mayor profesionalismo”.

Leé también:  Más chicos en Primera

Y sobre la nueva presidenta, expresó: “Te elegimos convencidos para que comandes estos años el club. A todos los que se incorporan en distintos cargos les digo que se animen a corregir. Sean valientes porque el club necesita tomar decisiones de fondo constantemente. Es honorable ser directivo de este club pero también es muy difícil. Si cada decisión que toman lo hacen pensando en la gran familia banfileña, estoy seguro de que no se van a equivocar”.