La Federación que agrupa a las distribuidoras que brindan el servicio en 14 provincias le solicitaron al Gobierno aplicar cambios para sostenerse.
Las cooperativas afirman que no pueden pagar los costos de distribución.

La Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas, que agrupa a 240 distribuidoras de todo el país, expresó su rechazo al aumento de tarifas de energía eléctrica dispuesto por el Gobierno nacional y advirtió que la situación “será insostenible” tanto para los usuarios como para las asociaciones del sector.

Las cooperativas del sector exhiben “un alto grado de morosidad” por las nuevas escalas de precios aplicadas por el Gobierno y algunas, como CALF, de Neuquén ya adelantaron que no le van a pagar a Cammesa, por los altos intereses que les cobra por brindar el servicio.

Leé también:  La Justicia frenó el recorte de pensiones

Ricardo Arrasca, coordinador de la Comisión de Política Energética y Tarifaria de FACE, alertó que las cooperativas no podrán trasladar las subas a los usuarios por la posibilidad de incurrir en falta de pago por los elevados costos que tiene la energía mayorista.

“Estamos financiando a nuestros usuarios, que no es que no nos quieren pagar, sino que no pueden. No es una cuestión de rebeldía, es que no va a haber el dinero para pagar la energía”, advirtió José Álvarez, presidente de FACE.

Ante esta situación la Federación le pidió al Gobierno “abrir un diálogo” para llevar una solución a las 240 distribuidoras, que en 14 provincias brindan servicio a más de 4 millones de hogares.

Leé también:  Se define el nuevo aumento del gas, que rondará el 30%

“El aumento determinado por Cammesa tendrá un impacto tremendo”, comentó y puso un ejemplo concreto: “El vecino de Neuquén que en marzo de 2016 pagaba $300 por un consumo normal, en una vivienda de clase media baja, hoy intenta pagar $5.400, sin este aumento que se viene ahora. ¿Cómo hace?”, se preguntó.

En simultáneo CALF ya presentó en los Tribunales una demanda judicial para lograr que se reduzca la carga tributaria del precio de la energía. Otras distribuidoras no descartan realizar el mismo camino para no terminar con una deuda impagable con el Estado.

“Las cooperativas sufrimos un alto grado de morosidad estos últimos años y con este nuevo incremento tendremos más morosidad”, afirmaron.