Así lo detalla un informe de la Defensoría del Pueblo bonarense. Los cortes en el suministro, la suba de tarifas y la mala calidad de las prestaciones acapararon más de un tercio de las quejas.
Los cortes y las fallas en el servicio estuvieron al tope de los reclamos.

El 35% de las casi 60.000 quejas recibidas durante 2019 en la Defensoría del Pueblo bonaerense tuvieron que ver con las prestaciones de los servicios públicos de luz, agua y gas, seguidas por las denuncias vinculadas al sistema de salud y asuntos viales.

Según un relevamiento dado a conocer este domingo por el organismo provincial, los reclamos por los cortes en el suministro, el aumento de tarifas y la calidad de las prestaciones hicieron que los servicios públicos se ubicaran al tope del ranking de quejas.

La entidad que conduce Guido Lorenzino recibió durante el año pasado 59.617 reclamos, y los servicios públicos representaron poco más de un tercio del total, seguido por las quejas relacionadas al sistema de salud (33%) y las que tienen que ver a los asuntos viales (15%).

Más atrás aparecen las referidas al trabajo y la seguridad social (10%), y las de consumo (8%).

Al analizar los reclamos por los servicios públicos, los relacionados al servicio eléctrico fueron los que más impacto tuvieron, con un 63%; acompañadas por las quejas por el servicio de agua, con el 20%, y los del servicio de gas, con el 17%.

Por su parte, las principales quejas por el sistema de salud se dividen entre los reclamos por medicamentos (36%), las prácticas médicas (21%) y las prótesis (13%) y en el caso de los asuntos viales, al tope figuraron los reclamos relacionados a las multas de tránsito (87%), licencia de conducir (4,6%) y por accidentes o siniestros viales (2%).

"Este ranking de quejas es una muestra de los problemas que atravesaron los bonaerenses con los servicios públicos durante los últimos años, además de las dificultades que experimentaron debido a las falencias del sistema de salud. También representa una radiografía que tendría que servir para direccionar políticas públicas que sirvan para solucionarlos y facilitar el día a día de los ciudadanos", sostuvo Guido Lorenzino.

La Defensoría cuenta con un amplio sistema de recepción de reclamos, que se basa en la atención presencial -en la sede central, las delegaciones que tiene en toda la Provincia y las oficinas móviles- y mediante el contact center, una plataforma que articula las llamadas telefónicas y la recepción de quejas a través de sus cuentas de Facebook, Twitter y el resto de las redes sociales.

Del total de los reclamos recibidos, el 41% fueron por vía telefónica, el 40% los tomaron las delegaciones, y el 12% por las redes sociales. El resto se repartieron entre las denuncias presenciales y las que tomaron las oficinas móviles.

"Nuestra intención es estar cada vez más cerca de los bonaerenses, lo que nos pone en la obligación de fortalecer a diario nuestro sistema de toma de reclamos y articular a fondo con las delegaciones para que el tiempo entre la queja y la resolución sea cada vez más corto", puntualizó Lorenzino