Melchor, Gaspar y Baltasar recorrieron las calles de Lomas junto a grandes y chicos, que les entregaron donaciones y cartitas. Martín también participó de la caminata.

1-Reyes 17 color

Lomas volvió a hacer gala de su fiesta más tradicional. En una noche repleta de familias, se celebró la 83º edición del Desfiles de los Reyes Magos por el centro de Lomas, y más de 180 mil vecinos coparon las calles para festejar.
Como marca la historia, Melchor, Gaspar y Baltasar fueron las figuras del evento, aunque todos tuvieron su lugar protagónico en esta historia: los más chicos cumplieron el sueño de entregarles las cartitas con sus pedidos a los Reyes, y los más grandes pudieron estampar un
recuerdo imborrable en las mentes de hijos, nietos y sobrinos, tal como sucedió con ellos cuando eran pequeños.
Antes de que atardeciera, en la intersección de Meeks y la Peatonal Laprida, el Ensamble de Percusión, la Banda Municipal y un grupo de artistas circenses compuesto por zanquistas, títeres, mimos y malabaristas se encargaron de ponerle calor y color a la fiesta. La gente, acoplándose al espectáculo, hizo su aporte y no faltaron globos, espuma de carnaval, aplausos y caras sonrientes. También Martín Insaurralde compartió la caminata con los Reyes. Con este panorama y a la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar minutos antes de las 21, comenzó la recorrida. Acorde a los tiempos que corren, pasearon arriba de camionetas acompañados por un grupo de niños, juntando cartitas, saludando, sacándose fotos y recogiendo las donaciones para los hogares y hospitales. Así transitaron Boedo -colmada en ambas manos- hasta llegar a Yrigoyen para terminar con la primera etapa del recorrido en un escenario instalado frente a la Plaza Grigera.

3-Reyes 11

En el escenario, un pesebre viviente aguardaba la llegada de los Reyes que, una vez arriba, hicieron la entrega de las ofrendas a María y José para el niño Jesús. Además de Martín, que se llevó los saludos y abrazos de los miles de vecinos que se acercaron a sacarse una foto y desearle buenos augurios para este año legislativo, del desfile también participó el Intendente de Lomas, Santiago Carasatorre; el Obispo de Lomas de Zamora, Monseñor Jorge Lugones; miembros del ejecutivo local, autoridades de la Diócesis de Lomas de Zamora, integrantes del Círculo Católico de Obreros, y miembros de la Cámara de Comercio de Lomas, entre otros representantes de la comunidad.
“Esta es una fiesta histórica para Lomas y sus vecinos. Cada año nos sorprende más la convocatoria de la gente y nos da ganas de seguir impulsando propuestas para que puedan disfrutar en su ciudad”, destacó Martín.
A minutos de las 22, y con la gente en la Plaza Grigera, de frente al Palacio Municipal, comenzó un show de fuegos artificiales que se llevó las miradas y los aplausos de todos.
Mezclada entre la luz de la pirotecnia, una trapecista a más de 10 metros del suelo se encargó
de formar figuras en el cielo de la Plaza.
La recorrida continuó por la Avenida Hipólito Yrigoyen hasta el Círculo Católico de Obreros,
donde los Reyes bajaron de las camionetas con los bolsos cargados de regalos, recibieron las últimas cartitas y tomaron su rumbo, sabiendo que a la noche, como cada 6 de enero, tendrían un largo trabajo por delante.