Noelia Petti, nadadora internacional de aguas abiertas y profe en Brown, contó cómo trabaja en cuarentena y asumió que habrá dificultades para los deportistas. “Se pierde la sensibilidad al no tener contacto con el agua”, dijo.
Noelia Petti es una referencia nacional en aguas abiertas.
Noelia Petti es una referencia nacional en aguas abiertas y en 219 fue multicampeona.

Los deportes acuáticos son de los que más afectados se vieron por la cuarentena. A diferencia de cualquier otro que se dispute en la tierra, éste precisa de un medio diferente como es el agua y no hay forma de reemplazarlo. Sobre ello y cómo sobrelleva estos días, opinó Noelia Petti.

La reconocida nadadora internacional de aguas abiertas y multicampeona durante 2019, se vio interpelada por el mismo inconveniente que todos sus colegas: la imposibilidad de entrenar en la pileta. “Nosotros somos deportistas que necesitamos un medio especial para entrenar como es el agua. El resto son terrestres y creo que es un poco más fácil no perder ese ritmo deportivo más allá de que no tengas las mismas herramientas o los elementos. La realidad es que estas moviéndote en el mismo medio en el que después vas a competir”, explicó.

“La gran desventaja de los nadadores es que, sin contar con ese medio, se complica el estado en todos los aspectos y de manera más rápida. Básicamente, se pierde la sensibilidad con el agua pero a eso se suman muchas otras cosas basadas en el entrenamiento de la natación que son posible gracias al contacto con el agua”, agregó la nadadora.

Buscando sobrellevar la situación de la mejor manera, Petti realiza rutinas de trabajo físico que le permiten mantener el cuerpo activo y aminorar el déficit que generarán estos meses sin pileta. “Hago una rutina a diario de mantenimiento, con días mejores que otros, con más o menos ganas, pero siempre moviéndome. Es un trabajo físico con pesos y barras para mantener la fuerza porque se pierde muy rápido sin actividad”, indicó.

Y siguiendo esta línea, resaltó: “Los nadadores sabemos que el retorno va a ser muy difícil. Perder el contacto con el agua es algo que va a costar. En cierta forma estoy aceptando ésta condición y tratando de mantener la mente positiva y sana para volver con ganas y bien”.

Para cumplir con ese objetivo mental, Petti cuenta con varias distracciones más allá de su entrenamiento personal. Además de ser madre, brinda clases virtuales a nadadores particulares y a los del Club Brown de Adrogué. También es profesora de educación física en dos escuelas. “No me puedo deprimir mucho porque no tengo tiempo. Por suerte no me aburro y estoy activa”, contó entre risas.

Respecto a estos entrenamientos virtuales con sus casi 30 alumnos detalló que “son más que nada acondicionamiento físico y preparación con ejercicios de natación utilizando tensores y bandas elásticas, haciendo hincapié en el tren superior y sumando movimientos preventivos de hombros”. Y sobre el uso de los videos en vivo, opinó: “Como todos, me estoy manejando a través de una app donde los puedo ver, los voy guiando, ellos me siguen y los voy corrigiendo. En un principio era muy descreída pero ahora entendí que la gente necesita que alguien le ponga un horario, una actividad sistematizada, una rutina. Que tres veces por semana tengan garantiza la actividad física es lo que más cuesta y con estos entrenamientos virtuales se consigue y mejora, tanto con adultos como con chicos”.