La situación en la industria farmacéutica es preocupante, y desde el sector alertan sobre las graves consecuencias que tiene el actual escenario en la población.
Los remedios aumentaron entre un 7% y un 10% en las últimas semanas.
En los últimos años cerraron cientos de farmacias en todo el país.

En medio de la crisis económica una luz de alerta se encendió en la industria farmacéutica: el precio de los medicamentos en lo que va del año aumentó un 33%, muy por encima de la inflación oficial, y solo en mayo las compras en el sector se desplomaron un 12%.

Los datos ahondaron la preocupación en un rubro vital para millones de argentinos, que el año pasado registró 3 millones de recetas caídas (que no llegaron a usarse), el cierre de cientos de farmacias en todo el país y un desplome en la facturación de U$S600 millones.

Leé también:  El precio de los medicamentos aumentó un 20% desde las PASO y se duplicó en el último año

La principal explicación que encuentran las fuentes empresariales y sindicales se enfoca en el incremento de los precios de los remedios y la caída del poder adquisitivo. “Está muy claro cuál es el problema. Los aumentos de medicamentos en los últimos tres años llegan al 340%, contra un 158% de inflación. Están desbocados”, aseguró el secretario general del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, Marcelo Peretta.

Las remarcaciones son notorias cuando la comparación es entre diciembre de 2015 y enero de 2019. Los analgésicos subieron un 733%; ansiolíticos, 705%; antiácidos, 686%; antihipertensivos, 658%; vitamínicos, 642%; y antibióticos, 406%.

“Todo quedó librado al mercado y los grandes laboratorios aumentan lo que quieren. Nadie los controla”, sostuvo el secretario general del gremio de farmacéuticos.

Leé también:  Postergan hasta enero el próximo aumento de la tarifa de gas

Como consecuencia, hay una menor compra de medicamentos, “se agravan los problemas de salud, con un aumento de la mortalidad y obviamente un aumento de las consultas, las internaciones”, explicó Peretta.