El gremio lanzó una huelga a partir del próximo miércoles y una movilización ese mismo día para reclamar una mejora en la oferta salarial realizada por el Gobierno.
"La unidad en la acción es el único camino posible para enfrentar el ajuste", dicen los judiciales.

El gremio de los judiciales bonaerenses convocó a un paro de 48 horas a partir del próximo miércoles y a una movilización ese mismo día a la Ciudad de Buenos Aires para reclamar una mejora en la oferta salarial realizada por el Gobierno provincial.

La medida fue resuelta por el mandato de las asambleas convocadas a fin de decidir las medidas de acción a seguir luego de que fracasara la segunda reunión con funcionarios de la provincia de Buenos Aires.

"La unidad en la acción es el único camino posible para enfrentar el ajuste impuesto por el Gobierno, que se niega a respetar las reglas de la negociación colectiva liquidando unilateralmente sumas que se ubican muy por debajo de la inflación, lo que acentúa la pérdida del poder adquisitivo", señaló Pablo Abramovich, secretario general de la AJB.

Leé también:  El Roca está interrumpido por un piquete en la estación Kosteki y Santillán

Ante el estancamiento en las negociaciones, el Gobierno decidió otorgar un aumento a cuenta de futuros incrementos del 7,5% desde marzo pasado.

Por ahora, la administración de María Eugenia Vidal reiteró la propuesta realizada a fin del año pasado, consisten en un incremento anual del 20% en seis pagos: del 4% en enero, marzo, mayo y julio, y del 2% en septiembre y noviembre.

Según anunció el sindicato, los trabajadores judiciales volverán a confluir en la movilización a la Casa de la Provincia en la ciudad de Buenos Aires el día 15, junto a otras organizaciones sindicales.

"Desde la AJB convocamos a las y los judiciales de toda la provincia a sumarse a las medidas resueltas en asambleas, para demostrarle al gobierno provincial que no estamos dispuestos a seguir resignando nuestros salarios y nuestras condiciones laborales", remarcó Abramovich.