La oferta es pagar en 2019 un aumento equivalente a la inflación y además un 15,6% en concepto de recuperación por la pérdida del año pasado. Lo bajarán a las bases, pese al mandato de paro por 48 horas. Algunos sectores gremiales critican que no haya ningún aumento para compensar la inflación acumulada durante los 3 meses que van del año, que ronda el 12%.
Durante la reunión de la mañana del miércoles, en la que los docentes no rechazaron de plano la oferta.

En plan de allanar el camino electoral, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires amplió la oferta en la reunión paritaria docente: pagar en 2019 un aumento equivalente a la inflación y además un 15,6% en concepto de recuperación por la pérdida del año pasado.

"La oferta consiste en brindar aumentos trimestrales en base a lo que indique la inflación del Indec más 15,6 puntos porcentuales", explicaron fuentes oficiales. Aclararon que "esta mejora del 15,6% se pagará en dos cuotas. La primera de 5% (en abril) y la segunda, 10,6% en agosto".

Leé también:  Docentes reclamaron por los descuentos y la falta de inversión en infraestructura

La propuesta además aplicará la cláusula gatillo (según la inflación que mida el Indec), trimestralmente, con base al salario diciembre 2018, en marzo, junio, septiembre, diciembre de 2019.

A diferencia de otras oportunidades, la nueva oferta no fue rechazada por los representantes gremiales fue bajada a las bases de cada uno de los sindicatos para su discusión.

Roberto Baradel, titular de Suteba, valoró la mejora aunque advirtió que "no es todo lo que reclamábamos". "Las medidas de fuerza están presentes y son los docentes los que resolverán si las levantamos o no. Aún pedimos una mesa por infraestructura y comedores escolares; que se terminen los sumarios y los descuentos en días de paro", agregó.

El salario docente por cargo debería ser de $27.000, si es menor es considerado bajo la línea de la pobreza, según el Indec.

Los sectores docentes más combativos criticaron la propuesta al señalar que no contempla la inflación de los primeros tres meses del año, que ronda el 12%. "Sólo pretende aumentarnos un 15% trucho del que nos debe del año pasado pero sobre la base del sueldo de diciembre de 2017, lo que implica un monto de dinero mucho menor a la inflación acumulada", sostuvieron desde Suteba multicolor.

Leé también:  Le exigen a Vidal la ley de Jardines Comunitarios

Además, sostienen que lo que percibirán como aumento, es lo que ya se viene cobrando como una suma extraordinaria fija, y que ahora será tomado como una recomposición salarial (un 5% en marzo y un 2.5% en julio). Es decir, sólo lo que se aumentará es el 8,1% equivalente al sueldo básico de diciembre de 2017 y esto, resultaría irrisorio frente al proceso inflacionario de 2018-2019.

El salario docente por cargo debería ser de $27.000, si es menor es considerado bajo la línea de la pobreza, según el Indec.

LA MIRA, EN LAS ELECCIONES DE OCTUBRE. Esmerilar la resistencia docente es uno de mayores desafíos que se le presentan a la gobernadora María Eugenia Vidal año a año, ya que este sector trabajador tiene una fuerte historia de lucha y organización.

Leé también:  Docentes reclaman la devolución de descuentos por días de paro

Sin embargo, este año sólo hubo un paro de dos días en el inicio del ciclo lectivo -convocado por las centrales nacionales- y la adhesión a la protesta por el Día de la Mujer, el 8 de marzo.

Asimismo, la semana última se votó un mandato de paro de 48 horas, pero los gremios contuvieron el descontento de los docentes a la espera de una oferta superadora del Gobierno.

Habrá que esperar ahora que resulta de las jornadas de asambleas: si los docentes eligen avalar la propuesta y resolver la negociación paritaria de una vez, o si exigen una mejor oferta.