No contemplan un límite al ajuste por inflación cuando los ingresos evolucionan por debajo.

Un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) concluyó que los préstamos hipotecarios UVA, tal como fueron concebidos por el Gobierno, fracasaron, lo que deja al desnudo, además, la ausencia de una política habitacional, más allá de estos préstamos.

A PARTIR DE ABRIL Y MAYO DE 2018, EL MERCADO DE LOS PRÉSTAMOS HIPOTECARIOS CAYÓ DE FORMA ESTREPITOSA.

Según detalla la Agencia InfoGEI, para aquellos que lograron acceder, el problema radica en la ausencia de cláusulas que limiten el ajuste por inflación cuando los ingresos evolucionan por debajo, como viene ocurriendo desde el segundo trimestre del año pasado.

Las supuestas ventajas para los tomadores resultaron no ser tales: no hubo un proceso de desinflación como fuera prometido. Tampoco los flujos de dinero que deben emplear los tomadores resultaron semejantes a los que estarían destinando si siguieran alquilando.

El ajuste del capital, si bien por el momento no repercute patrimonialmente sobre los tomadores, es una de las causas del aumento mes a mes del valor de la cuota, toda vez que los intereses que se abonan son sobre el saldo deudor: a mayor saldo deudor, mayores intereses.

En el mercado de préstamos hipotecarios UVA, se observa una caída estrepitosa en los préstamos otorgados a partir de los meses de abril y mayo de 2018.