Por Aníbal "El Dron" Manzi

La incertidumbre cambiaria, los tarifazos y el menor poder de compra de los lomenses provocó una merma en las ventas. En abril, cayeron un 3%.

Afectados por la incertidumbre cambiaria, los tarifazos y el menor poder de compra de las familias, los comercios de Lomas sufren una baja importante en la rentabilidad. Si bien no se ven comercios cerrados en los principales paseos de compras de la ciudad, muchos debieron achicar personal o agudizar las estrategias para atraer ventas.

“Argentina es una rueda. Hoy estás arriba y mañana, abajo. El trabajo mermó. Se notó particularmente en los últimos dos meses”, detalla Gustavo Faks, de Decoraciones Enrique, un local que está en Lomas, sobre Acevedo, desde 1965, y agrega: “Los costos aumentaron. Y para mantener las ventas, nos esforzamos por ser serviciales, porque al vecino de Lomas le gusta que lo atiendan bien, lo valora y vuelve”.

Leé también:  Suben las exportaciones de carne pero se desploma el consumo interno
En Decoraciones Enrique, apuestan a un buen servicio.

Desde la Cámara de Comercio de Lomas reconocen que hubo una baja en la rentabilidad y explican que están trabajando para implementar incentivos. “Es cierto que la venta ha bajado y la rentabilidad es mucho menor. En esos días habrá noticias sobre iniciativas que venimos reclamando. Lomas es una burbuja. Si un local cierra, inmediatamente se ocupa”, detalla el presidente de la Cámara, Alberto Kahale.

Otro comercio histórico de Lomas que percibe el bajón de consumo es Doga Marroquinería, que inició su actividad en 1949. Su dueño, Carlos Garmarnik, quien lo gerencia junto a Aída Wajsbrut sobre Laprida, reconoce: “El rubro de la marroquinería en cuero está achicado pero muy presente en Lomas. Hemos vivido todas las situaciones del país. Superamos con dificultad la crisis de 2001, cuando se cortó la financiación. Ahora estamos de nuevo en una época difícil. Hay menos consumo y menos ventas. De todas maneras, estamos funcionando, pero con menor rentabilidad esperando que mejore”.

Leé también:  Denuncian a Macri por el histórico apagón: "Es de una gravedad institucional nunca vista"
Doga Marroquinería espera que la situación mejore.

Según las estadísticas de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas minoristas finalizaron en abril con una caída del 3% frente a igual mes del año pasado, medidas a precios constantes, y acumulan una baja anual del 1,9% en los primeros cuatro meses de 2018.

En Caramel Disfraces, Balcarce al 200, Mirta Cebeyra detalla una situación preocupante. “Ni en 2001 sentí el sacudón de ahora. Siempre tuve tres empleadas y ahora una sola tres veces por semana. Estoy vendiendo un 80% menos que hace dos años y el alquiler aumentó un 50%. Tenemos caída en las ventas, tarifazos e inflación. Todo junto”, cierra.

Leé también:  La caída de ventas afecta a 8 de cada 10 comercios bonaerenses
Caramel vende un 80% menos y le subieron el alquiler.