Con el propósito de mejorar la infraestructura hídrica y evitar que el agua de lluvia quede retenida, las cuadrillas del Municipio de Lomas reparan 300 bocas, 75 cámaras de inspección y caños utilizando maquinarias. La iniciativa ya lleva un avance del 50%.

Con la reconstrucción de sumideros y bocas de inspección, el Municipio de Lomas busca mejorar la infraestructura hídrica de los distintos barrios y evitar que se generen anegamientos en caso de tormentas. El programa que se puso en marcha a mediados de mayo, ya lleva un 50% de avance.

Lomas Oeste es una de las delegaciones en las que se programaron varios trabajos.

La iniciativa contempla el arreglo y la puesta a punto de 300 bocas de tormenta y 75 cámaras. “Es un programa que está dando muchos efectos positivos en cuanto a la mejora de la calidad de vida de los vecinos. A lo largo de estos años profundizamos la limpieza de los conductos y reconstruimos nuestros arroyos para mejorar el escurrimiento del agua en los barrios”, señaló el intendente, Martín Insaurralde, sobre el plan que se ejecuta con fondos locales.

Leé también:  El Municipio de Lomas firmó un convenio con el Sindicato de Trabajadores locales

Las acciones ya se desplegaron en Lomas Oeste, Lomas Centro, Turdera, San José Oeste, Temperley Este y Oeste, Banfield Este, Parque Barón y Fiorito. Durante los últimos días, las cuadrillas trabajaron en las calles Frías y Pichincha; 9 de Julio y San Mateo; San Benito, entre Pichincha y Mariño; San Isidro y 9 de Julio; y en Núñez y Santa Ana, pertenecientes a la Delegación de Turdera.

Piden a los vecinos que colaboren con la limpieza de las calles.

Mientras que en Lomas Oeste, hubo arreglos en Álvarez Thomas y Laureano Oliver (barrio San Cayetano); Pereyra Lucena y Verdi (barrio Chaco Chico); Mentruyt y Larrea; Las Heras y Barbieri; Pereyra Lucena y Baliña; Rivera y Tucumán; y en la calle Castelli.

"Es un programa que está dando muchos efectos positivos en cuanto a la mejora de la calidad de vida de los vecinos. A lo largo de estos años profundizamos la limpieza de los conductos y reconstruimos nuestros arroyos para mejorar el escurrimiento del agua en los barrios”, dijo Martín Insaurralde.

“En Oliver y Álvarez Thomas desarrollamos un trabajo profundo que incluyó pavimentación y el cambio de un caño de enlace que estaba saturado por las raíces de los árboles. Ya estamos por la mitad de un programa que tiene el propósito de que los sumideros funcionen con normalidad para facilitar el escurrimiento del agua, mejorar la estética de los barrios y también prevenir accidentes durante la circulación de los ciudadanos”, destacó el director de Asuntos Hídricos, Pedro Procopio.

Leé también:  El Programa Peluquería Solidaria recorrerá las instituciones barriales

En Temperley Oeste, las obras se efectuaron en San Pedro y Pringles; 25 de Mayo y Meeks; San Benito y General Paz; y Avellaneda en el cruce con San Mateo. Y en Parque Barón, los arreglos se replicaron sobre Año de Libertador, entre Chocano y Valdez; y en Santa Isabel, desde Año del Libertador hasta Los Aromos.

“Priorizamos las zonas estratégicas, como las cercanas a escuelas, para los trabajos que se van haciendo por zonas con la utilización de maquinarias y herramientas. Estamos muy conformes con los avances y la idea es que este programa tenga continuidad”, agregó Procopio.

Para que no se tapen las bocas de tormenta, es necesario que se tome conciencia sobre el arrojo indiscriminado de residuos en las calles. Es por eso que desde las delegaciones hablan con los vecinos con el fin de mantener despejados los sumideros y cuidar la limpieza de los barrios.