Un grupo de vecinos se organiza con el objetivo de colaborar cada martes y jueves con la gente que se atiende en la guardia del Hospital Gandulfo.
Con alegría, reciben a los vecinos y asisten a quienes están en situación de calle.
Con alegría, reciben a los vecinos y asisten a quienes están en situación de calle.

Desde el 2 de octubre, cada martes y jueves en el horario de 19 a 20, un grupo de personas solidarias se juntan en la intersección de Sarandí y Virrey Ceballos para abrir el Merendero Ambulante que tiene el objetivo de brindarle una merienda a las personas que esperan en la guardia del Gandulfo. También ayudan a quienes estén en situación de calle en las inmediaciones del centro de salud.

María Laura Fuggini es de Temperley y es la creadora de esta iniciativa y quien invitó a amigos y a familiares a que se sumen al proyecto solidario: “Soy vecina de Lomas y he llevado muchas veces a mis hijos al Gandulfo. Sé que muchos llegan desde muy lejos y que reciban una rica merienda me pareció un lindo gesto”.

Leé también:  Una ONG que asesora gratis en trámites o asuntos legales

Acompañantes de enfermos, mamás que tienen a sus bebés en el área de neo, personas en situación de calle, niños, jóvenes se juntan para compartir no sólo una infusión caliente, también socializan, cuentan historias y comparten un buen momento.

UN LLAMADO PARA CORAZONES SOLIDARIOS. Desde que comenzaron reciben a alrededor de 40 a 50 personas y cada encuentro se suman más porque de a poco el merendero ambulante ya es una necesidad para todos los que van al Gandulfo.

“Comenzamos con la ayuda de mis compañeros de trabajo, mis familiares y amigos que nos donan todo lo necesario para brindar la merienda, pero ahora se comenzaron a sumar más personas y necesitamos ayuda extra”, pidió María Laura.

Leé también:  Más de 600 autos en un evento único en Monte Grande

Por el momento son seis los encargados de llevar adelante el proyecto solidario, pero como el merendero está creciendo necesita de los vecinos que puedan colaborar con donaciones.

Servilletas, vasos descartables, cubiertos, leche en polvo, galletitas, mate cocido, té, café, huevos, mermeladas, sobres de jugo, harina para hacer bizcochuelos, pan de todo tipo, son  parte de las cosas que necesitan para continuar abasteciendo a las personas que visitan el merendero ambulante.