DG

César Gómez es un peluquero que, junto a colegas, realizan una jornada solidaria una vez por mes. “Son los valores que me inculcaron”, sostiene.
“lo hago porque me gusta, para demostrar el arte”, asegura.

Una iniciativa positiva y un gran gesto para destacar, en tiempos donde no se suele ver a menudo un acto de bondad hacia el prójimo. César Gómez es un peluquero de San José que realiza cortes de forma gratuita para los niños del barrio que son de bajos recursos y no cuentan con el dinero para pagarlo.

La movida solidaria comenzó hace más de tres años y su esencia principal era enseñar a cómo cortar para que cada uno pueda hacerlo de forma personal. “Quería darles la posibilidad que esta profesión me dio a mí, la cual me cambió la vida”, enfatizó el estilista. A la enseñanza le añadió los cortes gratuitos una vez por mes, para chicos con pocos recursos: “Con un grupo de peluqueros nos movilizamos a las villas, a comedores e iglesias. El primer lugar que visitamos fue la Escuela N°50, donde yo hice la primaria, y les cortamos el pelo a 60 chicos”.

“Lo hago porque me gusta, para demostrar el arte y porque es parte de los valores que me inculcaron mis padres: ser buena persona y ayudar al otro. Ver la cara de felicidad de los nenes es nuestra recompensa”, detalló con cierta emoción, para luego agregar que los cortes que más le solicitan son los denominados “sombreados”, con similitudes a los jugadores de fútbol, y escudos de Boca.

Leé también:  Galería de Fotos: Lomas: le corta gratis el pelo a los chicos de bajos recursos

César se dedica a ser peluquero y estilista hace 21 años y la pasión inició gracias a su madre, quien le enseñó lo básico de la profesión. Luego se perfeccionó para empezar a hacer su propio camino en la vida: “Arranqué cortándoles a mis amigos y después me puse un local propio”.

“nos movilizamos a villas, comedores e iglesias”, cuenta el vecino lomense.

La peluquería After Algo Diferente, ubicada en la calle Salta, es su lugar en el mundo y luce un ambiente agradable para los clientes que la visitan. Además de embellecer la imagen de los vecinos, dicta clases hace 18 años para quienes quieran incursionar en la profesión y tomarlo como un medio de vida. “Muchos de los que hicieron el curso conmigo hoy son peluqueros y están todos en el barrio, eso es gratificante porque te ven como un ejemplo y no lo tomo como una competencia”, admitió el hombre de 39 años.

“Un día en la peluquería arranca a las 10 y finaliza a las 20 o a veces más tarde. Trabajamos con horario de corrido porque, por suerte, hay movimiento y tenemos vecinos constantemente”, explicó César, quien cree que en el rubro hay que dedicarle su tiempo a cada cliente.

Leé también:  Juntan juguetes y artículos navideños para entregar en el interior del país

Luciano Gómez, peluquero como su hermano, y Karen Rodríguez, también estilista del lugar, coincidieron al decir que trabajar con César “está buenísimo porque aprendés, ya que con sus 20 años de carrera tiene mucho por enseñar”. “La experiencia de hacer solidaridad para los más chicos nos da gratitud”, cerraron.

junto a sus colegas en la peluquería.

César contó que planifica un proyecto solidario en cuanto a la enseñanza del rubro y capacitar a otros para una salida laboral. “Estaría bueno que se dé en un futuro”, deseó Gómez.

Pese a tener un problema de salud y estar perdiendo la visión en uno de sus ojos, el peluquero afirmó que seguirá haciendo solidaridad con los más necesitados. El próximo lunes 2 de diciembre recibirán a 15 niños de una iglesia ubicada en la zona, quienes no tienen los recursos necesarios para asistir periódicamente a una peluquería.

Cabe mencionar, en la misma línea, que actualmente un grupo de vecinos egresados de los talleres del Municipio de Lomas participan del Programa de Peluquería Solidaria (que articulan distintas secretarías locales), en el que unos 70 peluqueros recorren cada semana distintos comedores y jardines comunitarios para realizarles cortes de pelo gratis.