Por octavo año consecutivo, se realiza la capacitación en el centro de salud local con el objetivo de sumar alternativas para los pacientes.
Para ayudar a las personas en la etapa final de una enfermedad.

Con más de cien personas se llevó adelante por octavo año consecutivo el curso de cuidados paliativos que brinda el Hospital Gandulfo y en el que además este año incorporó el uso de cuencos tibetanos, una de las terapias alternativas que pueden ayudar a los pacientes en la etapa terminal de una enfermedad.

“Año tras año, el curso sigue creciendo en participantes, calidad de los encuentros”, contó la licenciada Cristina Cánepa, trabajadora social jubilada, hoy voluntaria de la Fundación Dónde Quiero Estar, en el Hospital Gandulfo, y agregó: “En esta oportunidad se anotaron al curso de paliativos 105 personas, uno de los grupos más numerosos en estos ocho años”.

Leé también:  Más de 70 mil vecinos ya aprendieron las técnicas de RCP que salvan vidas

Además, en esta oportunidad el curso recibió a las voluntarias del Instituto de Oncología “Angel Roffo” (UBA), que realizan talleres y capacitaciones de cuencos tibetanos. Una práctica instalada con mucho éxito y que funciona ininterrumpidamente desde hace 46 años en el Roffo.

Las voluntarias del Hospital Roffo hicieron una labor muy importante y hoy tienen un amplio reconocimiento institucional.

Los cuencos forman parte de una estrategia, un recurso más en los cuidados paliativos, según relató la Cánepa: “Los médicos del Roffo al principio opusieron resistencia, pero se fueron acercando a la vibración de los cuencos y ahora preguntan, cuándo vienen los de los cuencos”.

El curso de Cuidados Paliativos en el Gandulfo, tiene por objeto capacitar sobre el manejo de pacientes en la etapa terminal de su enfermedad. Se trata de facilitar herramientas para el trabajo interdisciplinario, es decir conocimientos básicos en el manejo de nuevas normativas de directivas anticipadas y muerte digna. El uso apropiado de recursos, la red de voluntariado, entre otros variados temas.

Leé también:  Con charlas y actividades, profundizan la concientización sobre enfermedades

El curso comienza en el mes de mayo y se extiende hasta las vacaciones de invierno. Se extienden certificados y está destinado a médicos, psicólogos, enfermeros, trabajadores sociales, terapistas ocupacionales, kinesiólogos, musicoterapéutas, acompañantes terapeúticos, voluntarios y/o familiares de pacientes.