El astro argentino no ocultó su malestar por lo vivido en la Copa América y señaló que “por un cúmulo de cosas” prefirió no recibir la medalla de parte de los organizadores.
Messi le reclama por la expulsión al árbitro Mario Díaz de Vivar.

Lionel Messi arremetió duramente contra la Confederación Sudamericana de fútbol (Conmebol) y señaló que no asistió a la ceremonia de premiación en San Pablo pues no pretendía “ser parte de la corrupción”, luego del triunfo por 2 a 1 de Argentina sobre Chile por el tercer puesto de la Copa América.

El capitán del seleccionado albiceleste, que fue expulsado junto a Gary Medel (ex Boca Juniors) cuando promediaba la primera etapa, prefirió no concurrir a la entrega de medallas y fue tajante en sus declaraciones. “No quería ser parte de la corrupción. Por un cúmulo de cosas, preferí no ir a la entrega de medallas”, recalcó el 10 del Barcelona.

Leé también:  Sanción a Messi: tres meses sin jugar con la Selección y 50 mil dólares

Tras la medalla de bronce conseguida por el seleccionado nacional, Messi subió la apuesta y remarcó que la expulsión que decretó el árbitro paraguayo Mario Díaz de Vivar obedeció a "un 'pase de factura' por lo que dije después del partido con Brasil”. Y continuó: “Creo que con una (tarjeta) amarilla se terminaba para los dos”.

Sobre el rendimiento del equipo argentino, también dio su visión. “El equipo dejó la sensación de que estaba para más”, remarcó. Y agregó: “El equipo tiene mucho que dar: lo demostró en todos los partidos. Encontramos la idea y el juego. De a poco fuimos creciendo”, describió.

Por último, el mejor jugador del mundo le mandó un mensaje al seleccionado peruano, que este domingo dirimirá el título ante Brasil, y expresó que “ojalá pueda ser competitivo porque tiene equipo para disputarle el partido a Brasil”. Pero inmediatamente agregó: “La Copa (América) está armada para Brasil. No hay dudas de que será campeón”.