Desde un par de décadas que recorre los más diversos escenarios con espectáculos de narración oral. También tiene un pasado como actriz y es Licenciada en Fonoaudiología. Más de 30 años de vida en el barrio.
“Siempre me encantó Banfield”, dice Liliana.
“Siempre me encantó Banfield”, dice Liliana.

Vecina de Banfield desde hace 30 años, Liliana Bonel, además de ser fonoaudióloga, comenzó su camino artístico como actriz hasta que su faceta de narradora le ganó la pulseada, llevándola por otro camino sobre los escenarios.

“No soy criada en Banfield, a mis cuatro años mis padres se mudaron a la zona de quintas de Monte Grande. Llegué a Banfield a los 30 años, con mi hijo Santiago en la panza”, recuerda.

A pesar de no ser nacida y criada en Banfield, este es un barrio que siempre estuvo en su radar. Además,  nunca se fue del barrio y allí también nació su segundo hijo, Ignacio.

“Siempre me encantó Banfield, me acuerdo que de pibita venía a bailar al Country. Al momento de armar una familia, pensé en Banfield, vivo en la misma casa desde hace 30 años”, le cuenta a La Unión.

estudió actuación desde muy chica. en 1997 vio a un grupo de actores narrando en el San Martín y ese hecho fue un quiebre en su vida.

FONOAUDIÓLOGA, ACTRIZ Y NARRADORA. Liliana Bonel se recibió de Licenciada en Fonoaudiología  en la Universidad del Museo Social y desde muy joven comenzó a estudiar actuación, hasta que en 1997 vio a un grupo de actores narrando en el San Martín y ese hecho fue un quiebre en su vida.

Leé también:  Monociclo Arte de Banfield inscribe para el Plan Fines 2020

“Mi último trabajo como actriz fue en 1999 en El Refugio de Banfield. En el 1997 empiezo con la narración y el ‘99 presento mi primer espectáculo de narración. Me di cuenta que eso era lo que yo quería hacer arriba del escenario”, recuerda.

En esta metamorfosis artística, rescató elementos de la actuación. “Ser actriz me sirvió un montón y también me sirvieron las técnicas de fonoaudiología. La diferencia es que un actor hace un personaje y el que narra es uno”, explica.

Liliana también es conocida como “La Cuentacuentos de Banfield” y esto tiene un porqué.

“Empiezo a llamar al programa de radio que tenía Quique Pesoa, en el 2002, yo estaba haciendo funciones y me invita a narrar a un comedor en Ezeiza. Voy a visitarlo, le dedico un cuento y me comenzó a llamar ‘La Cuentacuentos de Banfield’”,  apunta.

Leé también:  “Formas de hablar de las madres de los mineros”, de Banfield a Córdoba
Desde hace 20 años es narradora oral.
Desde hace 20 años es narradora oral.

Al margen de este nombre que le adjudicó el reconocido locutor, Banfield siempre está presente en su obra. “Siempre me identifiqué con Banfield  y siempre lo nombro en mis narraciones, cuando hay que ubicar una historia, lo hago en Banfield. También cuento historias del barrio, como la del  Ingeniero Edward Banfield y de las primeras casonas”, cierra.

UN LARGO RECORRIDO. Liliana Bonel como Cuentacuentos presenta desde hace 20 años sus espectáculos para chicos y adultos en ferias del libro, cafés, librerías, universidades, plazas, parques y teatros de toda Argentina y también llegó a escenarios de otros países.

Además, coordina “ARCA.No”, formación integral del narrador oral con talleres itinerantes a toda Argentina. Desde allí se interrelaciona con escuelas y hospitales públicos de la región llevando el disfrute del cuento narrado a viva voz con todos y para todos.

Entre otras distinciones,  recibió el Premio Latinoamericano “Hormiguita Viajera” a Narradora Oral, otorgado por la Biblioteca Madre Teresa de Virrey del Pino; el Premio Latinoamericano “Hormiguita Viajera” a Mejor Espectáculo Teatral por “Julio en Agosto- Un paseo por el imaginario de Julio Cortázar”; y el Premio Provincial de Teatro a Mejor actriz por "Collage-Origen" espectáculo de Danza-Teatro.