La medida afecta a los operarios de la planta que la empresa tiene en Escobar. Es por la caída de la demanda de parte de las terminales automotrices.
La autopartista Lear posee tres plantas en la Argentina.

La fábrica de autopartes Lear suspendió al 40% de los operarios de su planta en Escobar, en la provincia de Buenos Aires, y los trabajadores temen que se inicie una nueva ronda de despidos por la caída de las compras de las automotrices.

Las suspensiones son consecuencia directa de la baja de la demanda del Grupo PSA (Peugeot-Citröen), que a su vez paralizó la producción de la planta que tiene en El Palomar hasta mediados de abril.

Leé también:  Volkswagen suspendió a 400 trabajadores

La crisis de la industria automotriz está lejos de terminar, ya que a la caída en torno al 50% de las ventas en el mercado interno se suma una desaceleración de los envíos a Brasil, hacia donde se destinan el grueso de las exportaciones.

Lear es una autopartista de capitales estadounidenses con tres plantas en la Argentina, dos en Buenos Aires (Escobar y Pacheco) y una en Córdoba.

La paralización de PSA, con la suspensión de mil operarios, repercutió en la actividad de su proveedora, que la abastece de asientos y fundas.

Los afectados en Lear son 50 trabajadores, quienes permanecerán suspendidos hasta el 12 de abril y cobrarán el 75% del salario.

Leé también:  Por la caída en las ventas, Honda suspendió a 700 trabajadores

Los trabajadores de la empresa se muestran preocupados porque temen que después del plazo de suspensiones la firma decida aplicar despidos si las perspectivas de producción no mejoran.