Se realizó el Torneo Nacional de Asadoras Argentinas y las concursantes aseguraron estar orgullosas de participar del evento que rompe estereotipos.
DESDE LAS 10, LOS EQUIPOS PREPARARON EL FUEGO.

En lo que fue una nueva oportunidad para romper estereotipos preestablecidos por la cultura nacional, 20 equipos conformados por mujeres participaron este domingo del Primer Torneo Nacional de Asadoras Argentinas que se desarrolló en la Plaza Grigera, donde además de la competencia que enaltece al género en un quehacer muy vinculado a los hombres, también hubo una feria gastronómica, espectáculos artísticos y un jurado a cargo de calificar cada uno de los platos.

Sandra Honczar, fundadora de Asadoras Argentinas, habló con La Unión sobre la importancia de llevar adelante por primera vez este torneo en Lomas, que contó con la coordinación del Municipio: “Es un orgullo contar con todas estas asadoras que vienen a demostrar que las mujeres también estamos al frente de la parrilla, y se nota la diferencia en la prolijidad, en cómo manipulan los alimentos, las cocciones, la vestimenta, el amor que le ponen a esto y el entusiasmo”.

Desde las 10, los equipos prepararon el fuego para ofrecer el mejor asado y cautivar a los integrantes del jurado, quienes reconocieron que las mujeres son “muy dedicadas” a la hora de hacer un asado. “Para mí es muy importante evaluar el punto de la cocción, la carne roja se come roja, tiene que estar jugosa más que nada en un torneo rápido como éste”, dijo uno de los jurados, Danilo Ferraz. En tanto, Francisco Contartese, de Asadores del Mundo, comentó que la “presentación del plato es fundamental”.

Leé también:  Lomas celebrará su fiesta patronal en la Plaza Grigera

Los organizadores explicaron que se sorprendieron por la cantidad de inscriptas: “Quedaron afuera 20 equipos que, ojalá, podamos llamar para una próxima vez. Nos gustaría que esto se replicara en todo el país y el mundo, porque la cultura de parrilla de asado ya es femenina y queremos mostrar lo que hacemos”, señaló la creadora de Asadoras Argentinas, quien además recordó que nació dicha idea cuando su papá ya no pudo hacer asados y junto a su mamá se apoderaron de la parrilla.

LAS CONCURSANTES. Yanett Machuca y Delia Lezcano contaron que son madre e hija del Barrio Albertina, de Lomas, y que llegaron al torneo motivadas por su talento al hacer el asado en su casa. “Queríamos experimentar en este torneo y estamos muy contentas. Siempre cocinamos nosotras porque los hombres de casa son nulos para el asado”.

Cintia García manifestó que ella es “la asadora oficial de su familia” y se presentó al torneo junto a sus cuñadas Evelyn y Eylin Machado. Las tres son de Monte Grande. “Venimos a demostrar que nosotras también podemos hacer cosas de hombres. Aprendí sola a hacer asados y por eso nuestro equipo se llama ‘pasión por las brazas’”, dijo Cintia.

Leé también:  Lomas celebrará su fiesta patronal en la Plaza Grigera

El grupo “Empoderadas de Llavallol” comentó por qué llegaron al torneo: “No le tenemos miedo a la parrilla, ni al fuego. Somos mujeres empoderadas y es hora de empoderar las parrillas”, advirtió Celia Otero convencida de que las Asadoras Argentinas también pueden convertirse en un gesto más de libertad femenina.

el jurado evaluó cuatro platos: pollo, vacío, bondiola y tira de asado.

EL TORNEO. Los equipos estaban integrados por tres o cuatro mujeres que se inscribieron gratis para participar de este torneo en el que los lomenses pudieron observar en vivo cómo cada equipo apostado sobre la calle Manuel Castro, justo frente al Municipio, se esmeraron para preparar el mejor asado a punto o bien cocido. Daniel Ferrada, uno de los organizadores y parte del jurado, explicó: “Cada equipo presentó cuatro platos. Se calificó en primer lugar la elaboración del pollo, después el vacío, luego la bondiola y por último, la tira de asado.

Se entregaron cuatro premios por categoría a las concursantes, que llegaron de lugares como Mar del Plata, Entre Ríos, Rosario, Córdoba, La Rioja, además de las vecinas de Llavallol, Albertina, Lomas, y de Monte Grande, en Echeverría. Además, hubo un equipo que representó a Perú.