Las integrantes de la ONG que desde hace 21 años trabaja en Lomas cumplirán con la tradición y agasajarán a mujeres que permanecen internadas en el neuropsiquiátrico.
El evento es una tradición que se mantiene desde hace casi una década.

El paso del tiempo no las frena, al contrario, las fortalece. “Las Mamitas” de la Escuela Nº 75 visitarán este sábado el Hospital José Esteves, de Temperley, para obsequiarles regalos de navidad a algunas pacientes que permanecen internadas en el neuropsiquiátrico, una tradición que mantienen hace una década, gracias a la colaboración de los vecinos.

La fundadora de la ONG, Alida Acuña, de 82 años, contó que ya tienen todo prácticamente listo. “Preparamos unas bolsitas con aros, collares, pañuelos, un jabón perfumado, una talquera, un cepillo de dientes, entre otras cosas. Las idea es tratar de alegrarlas y pasar un lindo momento”, señaló la vecina que pese a su edad sigue con la cruzada.

Leé también:  Feria de Pascuas en Lomas

Como de costumbre, el encuentro será una fiesta. Las integrantes de la ONG llevarán comida y también todo su afecto, ya que para las mujeres que se permanecen en el Hospital, cada gesto significa demasiado. “Para ellas, recibir algo, un regalito, lo que sea, ya es un montón”, contó Alida en la previa de esta jornada.

El ropero comunitario “Las Mamitas” -que funciona en la Escuela Nº 75 del barrio El Faro- desde hace 21 años trabaja para ayudar la gente que más lo necesita. La solidaridad es el motor que les da vida y también el incentivo que permite que sus integrantes, a pesar de todo, impulsen nuevas colectas y actividades no solo en Lomas sino en todo el país.

Leé también:  Dictan talleres con salida laboral en entidades sociales

A lo largo de todo este tiempo han hecho envíos solidarios a Entre Ríos, Catamarca y el Norte argentino en épocas de inundaciones, grandes tragedias nacionales o necesidad. Desde sus inicios en la Escuela Nº 60 hasta hoy han ayudado a miles de personas, de manera silenciosa y comprometida.

Su trabajo no se termina ahí. También han realizado arreglos de las prendas que no están en óptimo estado, tejen y realizan ajuares para las mamás de los hospitales públicos. Ahora tienen 25 ajuares para donar al Hospital de Llavallol.

“Todavía no sabemos cuando lo vamos a poder hacer, pero ya está todo listo, dos sabanitas, una almohadita, frazadas que serán destinadas a los recién nacidos”, adelantó Alida.

Leé también:  Longchamps: piden donaciones para los bebés del barrio

Mientras tanto se preparan para compartir una nueva jornada solidaria el próximo sábado, donde les darán todo su amor a unas 30 internadas del Esteves, como están acostumbradas y como bien lo saben hacer.