La puesta transcurre en el cementerio municipal de Carhué, en el límite con Epecuén, durante la inundación de los ‘80. El sábado, en Las Nobles Bestias.
dos encargadas del crematorio intentan terminar el día laboral.

“Las Encadenadas”, con dirección y dramaturgia de Juan Mako, sale a escena este sábado en el Teatro de las Nobles Bestias de Temperley, después de haber hecho un par de temporadas en la cartelera porteña.

La obra transcurre en una tarde-noche de verano en el cementerio municipal del pueblo de Carhué, en el límite con Epecuén, provincia de Buenos Aires, durante la inundación que azotó esa zona en los ’80.

Ante el acecho de una tormenta incipiente y cansadas de la rutina, dos mujeres encargadas del crematorio intentan terminar lo antes posible su jornada laboral.

De repente el llamado de su jefe genera que aquellas heridas, ruinas y cenizas del pasado se remuevan y vuelvan a salir a la luz. “Mi abuelo paterno era de Carhué, un pueblo vecino de Epecuén, siempre escuchaba hablar de lo que había pasado”, le comenta Juan Mako a La Unión sobre la ligazón familiar con esta obra.

Leé también:  La Mentruyt se embarca en “Un viaje a ciegas”

Esta puesta comenzó a gestarse en la Universidad de las Artes, donde cursaba el director. “Surgió de un ejercicio de dramaturgia con Andrea Garrote, mi profesora, con dos mujeres en un crematorio y se nos ocurrió que podía ubicarse ahí”, acota.

El elenco lo completan Mónica Driollet (Graciela), Cecile Caillón (Esther) y Diego Torben (Arismendi).

“Para ellas es una rutina, es como cualquier trabajo. Esther es la dueña del crematorio y cada una tiene un punto de vista de lo que pasa en el pueblo, Graciela tiene una mirada más ingenua, más esperanzadora. Después aparece un tercer personaje con algo que comunicar”, agrega.

Lo ocurrido en los ’80 generó un impacto social en Epecuén. “Mucha gente se tuvo que ir a vivir a Carhué o a Buenos Aires y ya no podía trabajar de lo mismo, también provocó que mucha gente se terminara enfermando”, explica Juan.

Leé también:  Solá y Cancio arman las valijas

“Las Encadenadas” tiene escenografía de Sol Soto, vestuario y caracterización de Paola Delgado, iluminación de Alejandro Le Roux, diseño sonoro y fotografía de El Pájaro Films, asistencia artística de Tobías Cortes y supervisión dramatúrgica Gabriel Fernández Chapo.

¿QUÉ PASÓ EN EPECUÉN? Villa Epecuén es el nombre de un pueblo turístico argentino en ruinas, ubicado en el partido de Adolfo Alsina, provincia de Buenos Aires.

Situada a 7,3 kilómetros de la ciudad de Carhué, fue fundada en 1921 a orillas del lago del mismo nombre, y llegó a tener cerca de 1.500 habitantes, siendo visitada por un promedio de 25 mil turistas durante el verano.

El Lago Epecuén se transformó en el balneario más exclusivo del país, el destino de moda de esa época. Era el lugar escogido por la aristocracia bonaerense para el ocio y para curar enfermedades reumáticas y de la piel.

Leé también:  Mónica Cabrera presenta en Temperley su “Protocolo”

Sus aguas altamente mineralizadas eran famosas por su similitud con las propiedades del Mar Muerto.

En 1985 una inundación provocada por una crecida del lago sumergió a la ciudad completamente bajo el agua, obligando a su evacuación total.

MÁS INFO: “Las Encadenadas”, el sábado a las 21 en el Teatro de las Nobles Bestias de Temperley, 14 de Julio 142.
Entradas, $200; jubilados y estudiantes, $150.