La iniciativa comenzó gracias a Adriana Molina que tras jubilarse quiso dedicarse a la labor social y encontró en la narración oral una forma de acercarse a los chicos internados del hospital local.
Este miércoles festejarán con globos y una gran torta.
Este miércoles festejarán con globos y una gran torta.

Cinco años de acercar la magia de la literatura a los más chicos merece un gran festejo y es por eso que el miércoles de 9 a 11.30 por la mañana las Cuentacuentos del Hospital Gandulfo van llevar globos para compartir la jornada en cada rincón del centro de salud local.

Adriana Molina es la creadora de esta iniciativa que arrancó un 28 de octubre de 2014 en el Gandulfo, tras jubilarse como docente y con todas las ganas de crear un arrancar su propio proyecto solidario. Como ya estaba muy vinculada a la narración oral, decidió convocar voluntarias que la acompañaran en esta iniciativa que bautizó como las Cuentacuentos del Gandulfo.

Leé también:  Luis Alberto Cabrera vive en San José y vio crecer al barrio durante 61 años

“Tenemos mucho por festejar: el orgullo de haber crecido como grupo, de haber superado nuestras expectativas, de ser reconocidas por todo el personal del Gandulfo que siempre nos recibe con una sonrisa, entre otras muchas cosas”, señaló Adriana quien también resaltó que este proyecto, comenzó como un sueño personal y que se convirtió en “la realidad de un grupo cada vez más numeroso que se dedica a repartir alegría”.

Actualmente son 22 las mujeres que se dedican a contar cuentos en las salas de espera, en internación y antes de una intervención quirúrgica. Lo que comenzó con un proyecto sólo para niños, fue creciendo tanto que actualmente también se dedican a llevar esa misma magia de la literatura a los adultos internados, a las salas de ginecología, oncología y a los cursos de pre-parto.

Leé también:  Galería de Fotos: Luis Alberto Cabrera vive en San José y vio crecer al barrio durante 61 años

“Uno de los logros más lindo es que nos brindaron la posibilidad de acompañar en el Hospital de Día a los niños en los momentos previos a una cirugía con cuentos, canciones y juegos. El miedo al dolor y a lo desconocido se diluye mientras esperan entretenidos”, contó Adriana con orgullo.

Todos los miércoles, éstas mujeres solidarias van al Gandulfo para sacar una sonrisa a grandes y chicos y además incentivan a cada paciente a que comiencen a leer en sus casas, que los papás les lean cuenten a sus hijos y lo han logrado.

Por último, las cuentacuentos adelantaron que a la hora de soplar las velitas seguro van a pedir varios deseos. “Quizás algunos puedan cumplirse a largo plazo, otros pronto y otros, nunca. Pero seguro serán más de tres”, adelantó Adriana.