Unos 15 vecinos de Almirante Brown comenzaron un taller de carpintería en el Centro de Formación Calzada. Próximamente habrá nuevas ofertas, explicaron desde el Municipio.
Las clases son todos los martes de 12.30 a 15.

Alexis Villalba toma un lápiz y anota. Se lo nota entusiasmado. Primero porque aprende mucho y después porque las clases le dan la oportunidad de tener un futuro y conseguir un trabajo. En el Centro de Formación de Calzada arrancó un curso especial: carpintería para hipoacúsicos, una iniciativa pensada desde la inclusión pero también con un horizonte laboral.

El taller está conformado por unos 15 estudiantes con discapacidad auditiva que asisten todos los martes de 12.30 a 15 a la institución ubicada en la avenida San Martín 3752. La capacitación está a cargo del profesor Daniel Reynoso, quien trabaja junto a un intérprete en lenguaje de señas, Facundo Gutiérrez, y una maestra integradora.

Leé también:  Piden prisión perpetua para los dos jóvenes acusados del crimen del pizzero de Barrio Lindo

“Esta propuesta se suma a las distintas políticas de inclusión y propuestas que venimos llevando adelante desde el Municipio de Almirante Brown para todos nuestros vecinos”, remarcó la directora general de Empleo, Eva Sala.

La funcionaria anticipó, además, que próximamente se abrirá un curso de “informática para oficina”, orientado a personas con discapacidad motriz y visceral para que después puedan hacer prácticas laborales en distintos centros de salud locales.

Gutiérrez, que facilita el nexo entre los integrantes del taller, se mostró entusiasmado con la propuesta. “Para ellos es muy importante esta oportunidad desde un punto de vista de integración y sobre todo laboral, porque les permite adquirir conocimientos para poder conseguir un trabajo el día de mañana y poder desenvolverse de la mejor manera”, dijo.

Leé también:  Brown lanzó una App para saber horario y recorrido de trenes y colectivos

El profesor Daniel Reynoso, por su parte, sostuvo que en cada clase “se nota las ganas que tienen de prepararse para el futuro” y comentó que los chicos “aprenden mucho.

En el grupo de alumnos y alumnas está Villalba, un joven de Claypole, quien resaltó que tiene “muchas ganas de seguir aprendiendo, para poder tener una salida laboral” en el futuro. “Me gustaría seguir aprendiendo ambas cosas (carpintería y herrería), porque me gusta, y porque tengo ganas de tener la oportunidad de trabajar de eso”, agregó.

Tatiana Cano de Burzaco, también señaló: “Estoy muy contenta, el curso está bueno y me sirve mucho lo que aprendo para prepararme y el día de mañana encontrar un trabajo”.