Todo comenzó cuando Lady Gaga y Bradley Cooper compartieron las grabaciones de “Nace una estrella”.

La buena onda entre ambos quedó más que clara en la entrega de los Oscars, cuando interpretaron juntos y a dos voces la canción “Shallow”.

Él se separó de Irina Shayk, tras varios meses de crisis, y comenzaron los rumores de romance con la cantante. Ahora las malas lenguas dicen que ambos comparten un bonito depto en Nuevo York.