Si bien aún no hay nada confirmado, en el Gobierno analizan la posibilidad de que el ministro de Hacienda viaje a Washington para conseguir los fondos que el organismo retiene.
La decisión podría oficializarse el próximo miércoles.

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, se prepara para viajar a los Estados Unidos para intentar destrabar el desembolso de U$S5400 millones del Fondo Monetario Internacional que el Gobierno esperaba recibir a mediados de septiembre, pero hoy es una incógnita.

El giro de los fondos al país, como parte del crédito acordado en 2018, requiere de la evaluación de los equipos técnicos y la aprobación de los directores del organismo. Las dudas sobre lo que sucederá se acrecentaron después del resultado de las PASO.

Leé también:  Macri tomó más deuda para llegar al final de su Gobierno: ¿Quién la pagará?

Tras la sorpresiva visita al país de la misión encabezada por Roberto Cardelli, un trascendido preocupó al Gobierno: algunos miembros del board (entre ellos Italia, Holanda y Suecia) plantean que hay que esperar al recambio presidencial para girar más fondos.

Ante esto, en la Casa Rosada algunos funcionarios comenzaron a desesperar porque cuentan con el dinero del fondo para hacer frente a los vencimientos que se vienen y tener un colchón en el caso de que no se desaceleren los retiros de depósitos de los bancos.

Por eso Lacunza comenzó a analizar la posibilidad de viajar de imprevisto a Washington para mantener un encuentro con David Lipton, director general interino del FMI tras la salida de Christine Lagarde. La noticia podría confirmarse el próximo miércoles.

Leé también:  Fernández dio indicios de cómo podría pagarle al FMI

Para mantener el hermetismo, voceros del Palacio de Hacienda señalaron que "no hay ninguna novedad" sobre ese viaje, y que se espera que el jueves próximo el FMI, en su habitual conferencia de prensa, vuelva a opinar sobre la situación argentina.

En el caso de que finalmente se confirme la inclusión de esta actividad en la agenda, Lacunza llevará el mismo discurso que Mauricio Macri viene sosteniendo hace días: el Gobierno cumplió con las metas pactadas en el acuerdo hasta el segundo trimestre, a pesar de que la crisis cambió por completo el panorama a futuro.