A pesar de los pocos goles a favor, el Milrayitas tiene con qué ilusionarse.

11c

Con solo 11 goles en contra, Los Andes se caracterizó por su solidez defensiva a lo largo del semestre y se convirtió –junto a Morón- en el equipo menos vencido del torneo.
El buen trabajo de Gagliardo, junto al de Franco, Martínez, Segovia y Lorefice le permitieron al Milrayitas trasformarse en un equipo difícil de vencer, pese a sus problemas para convertir.
Los Andes recibió apenas cuatro goles de local, conservando en seis encuentros la valla invicta.
En tanto, fuera de casa, recibió 7 y terminó 5 partidos con el arco en cero.
Estos números son la contra-cara de la falencias ofensivas y refleja la cantidad de empates: 10
sobre 20 partidos.