Los sindicatos de los aeronavegantes (Pablo Brey) y a los trabajadores de los peajes (Facundo Moyano) pegaron el portazo. El mismo camino podrían seguir los judiciales (Julio Piumato) y los canillitas (Omar Plaini).
El moyanismo apunta a forzar una renovación en la conducción de la central obrera.
La renuncia de Juan Carlos Schmid al triunvirato de la Confederación General del Trabajo (CGT) abrió la puerta a la salida de otros gremios y desnudó la crisis de representatividad que atraviesa la central obrera.

Los sindicatos de los aeronavegantes (Pablo Brey) y a los trabajadores de los peajes (Facundo Moyano) pegaron el portazo y el mismo camino podrían seguir los judiciales (Julio Piumato) y los canillitas (Omar Plaini).

La intención de los aliados a Hugo Moyano es forzar la renovación de la CGT y que se convoque a un congreso para elegir nuevas autoridades antes de los plazos estipulados.

Leé también:  La CGT aceptó el bono y no hay paro

Sin embargo, Héctor Daer y Carlos Acuña, los dos jefes que quedaron a cargo de la cúpula, de momento rechazaron el llamado anticipado a elecciones y planean terminar su mandato en agosto de 2020.

La incertidumbre sobre el futuro de principal espacio de poder sindical no se esclarecerá hasta que se formalice la reorganización de los gremios salientes en los próximos días.

Brey y Facundo Moyano evalúan si se incorporan al Frente Sindical para el Modelo Nacional, el bastión sindical de sesgo opositor que construyeron Pablo Moyano, el bancario Sergio Palazzo y Ricardo Pignanelli, de Smata.

A partir de ahora llegará el momento de las negociaciones.

NUEVO PARO EN LOS HOSPITALES BONAERENSES. Con las negociaciones con el Gobierno en punto muerto, la Asociación de los Trabajadores de la Salud volverá a lanzar un paro de 48 horas, este miércoles y jueves, y se sumará a la “Marcha Federal en Defensa de la Salud Pública” que va a salir del ex Ministerio de Salud y culminará en Plaza de Mayo.

Leé también:  Sin bono, la UPCN negocia con el Gobierno para reabrir la paritaria

Producto de la medida de fuerza, las guardias de los hospitales públicos de la provincia de Buenos Aires funcionarán con planteles mínimos en sus guardias. En lo que va del año ya hubo 21 jornadas de cese de tareas y protestas.