La empresa General Mills venderá todos sus activos en Argentina por los malos resultados que obtuvo a nivel local a raíz de la caída del consumo y de la devaluación del peso.
La planta de Burzaco puede producir 200 millones de unidades al año.

Por la crisis económica, la empresa General Mills, dueña de La Salteña, decidió vender todos sus activos en el país, incluyendo su planta de producción de Burzaco. Ante esta situación, los 500 empleados que trabajan en el lugar temen por su futuro.

La multinacional alimenticia, según trascendió, se cansó de los malos resultados que obtuvo a nivel local a raíz de la caída del consumo y la devaluación del peso. Por eso puso el cartel de venta y ya comenzó a negociar para vender la marca.

Leé también:  Volkswagen suspendió por completo su actividad en la planta de Pacheco

La fábrica de la zona sur tiene una superficie aproximada de 20.000 metros cuadrados y cuenta con una capacidad de producción de 200 millones de unidades al año de las cuales preveía exportar el 90% a más de 52 países.

El principal candidato a comprarla sería Molinos Río de la Plata, pero mientras esto sucede los empleados aseguran que “el escenario en la planta es de incertidumbre”.