Los 47 atletas, al mando de la Directora Nacional Edith Arraspide, ultiman detalles para afrontar los dos eventos más importantes del año, apuntando a realizar un buen papel. Edith es vecina de Lanús y buena realiza parte de su trabajo en el Parque del Municipio de Lomas.
edith es profesora y trabaja en el club independiente de avellaneda.

Con los Juegos Parapanamericanos de Lima y el Mundial de Londres a la vuelta de la esquina, Edith Arraspide apunta a realizar un buen papel en conjunto con sus alumnos, nadadores con discapacidades, con la finalidad de dejar al deporte argentino en lo más alto posible.

El próximo 17 de agosto viajará junto a una delegación de 37 deportistas para representar al país a los Juegos Parapanamericanos que se disputarán en Lima y el 4 de septiembre se dirigirá a Londres con 10 nadadores para competir en el Mundial de la disciplina.

“Nos preparamos con mucha expectativa. En los juegos pasados de Toronto sacamos 9 medallas de oro, 8 de plata, y 9 de bronce. Queremos superar ese número y trabajamos para posicionarnos entre los cuatro mejores países de América”, comenzó la entrenadora, muy entusiasmada y deseosa de conseguir la meta. Luego aseguró que México y Brasil son potencias en esta especialidad, donde Argentina apunta a quedar un escalón por debajo de Estados Unidos: “A pesar de contar con el apoyo de la Secretaría de Deportes y el Enard, que con su ayuda crecimos mucho, estamos en vías de seguir mejorando”.

“Tenemos hoy por hoy grandes deportistas con muchas posibilidades de ganar oros en estas competencias, como Daniela Giménez, Elián Araya, Iñaki Basiloff y Matías De Andrade, estos dos últimos muy bien posicionados a nivel mundial”, se enorgulleció la Directora Técnica Nacional, pero con cierta mesura para que sus alumnos no sientan una presión extra.

“Es un desafío enorme pero, a la vez, muy gratificante. No sé hacer ni me siento cómoda realizando otro trabajo que no sea el de la natación adaptada”, indicó la profesora

Viendo y pensando hacia el futuro, más precisamente al 2020 cuando se lleven a cabo los Juegos Paralímpicos en Tokio, siendo esta su cuarta cita olímpica, Arraspide sabe que el Mundial de Londres es una de las chances más importantes para conseguir boletos directos que los depositen en Japón, pero con los pies sobre la tierra tiene en claro que existen otras posibilidades: “Nuestro período para lograr tiempos comenzó en octubre del 2018 y se extiende hasta el 31 de enero del año que viene. Allí se realiza un corte en el ranking y el World para Swimming, nuestra Federación Internacional, distribuye las plazas. Dichas marcas se deben realizar en torneos y piletas homologadas por el Comité Paralímpico Internacional”.

Leé también:  Por una falla en un tanque se inundó el Hospital Evita de Lanús y se suspendieron las cirugías

“Es un desafío enorme pero, a la vez, muy gratificante. No sé hacer ni me siento cómoda realizando otro trabajo que no sea el de la natación adaptada”, indicó la profesora a la hora de hablar sobre la responsabilidad y el oficio de estar al frente del grupo. Asimismo, aseguró que el trato con los chicos es muy bueno, con respeto y profesionalismo, donde también los acompaña en el día a día, ya que su vocación nuclea todos los ámbitos y  no se delimita solo en la pileta.

La ex nadadora se refirió a la estructura nacional en cuanto a la natación y realizó un pedido: “Hay que sostener los centros de mediano y alto rendimiento para darles más comodidades a los deportistas. No deberían cerrar el Cenard sino abrir otros lugares, da mucho en cuanto a lo social y deportivo”. Para finalizar, hizo mención al Orgullo de Ser de Lomas, el premio que recibió por parte del Municipio: “Solo tengo palabras de agradecimiento, la localidad y Martín Insaurralde siempre me ayudaron a seguir mejorando y creciendo en mi profesión, me abrieron las puertas a la Selección para volcar todos mis conocimientos”.

Leé también:  Grindetti lamentó que no haya un debate entre los candidatos a intendente de Lanús
Con uno de los jóvenes de su equipo.

UNA VIDA DEDICADA A LA ENSEÑANZA. Edith es entrenadora nacional de natación adaptada y trabaja en el Municipio desde 2006 dando clases los lunes y miércoles, a partir de las 17, en el Parque de Lomas (Molina Arrotea y Las Lilas). Además, ejerce su profesión en el Club Atlético Independiente hace 20 años.

Esta mujer de 46 años, quien reside en Lanús, fue designada en 2014 por el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard) como Directora Técnica Nacional y, pese a que fue destituida del puesto en 2018, volvió a hacerse del cargo poco tiempo después: “En su momento, oficialmente el Copar (Comité Paralímpico Argentino) nunca me notificó nada. Me reintegraron por mi trabajo y por algo me llamaron nuevamente. Considero que fue una falta de respeto no comunicarme el motivo de por qué me hayan sacado, pero creo que merezco el cargo que ocupo porque sé lo que necesita el deportista adentro y afuera del agua. Los chicos hablaron muy bien de mí y con eso me quedo, con el apoyo de los deportistas”.

LA COMPETENCIA. Existen 4 patologías con las que se trabaja en la natación adaptada: funcionales (motores y parálisis cerebral), visuales (ciegos y disminuidos), intelectuales y sordos e hipoacúsicos. “En el proceso se les enseña crol, mariposa, espalda y pecho y luego de cierta edad van adquiriendo una especialización, de acuerdo al período madurativo de cada uno. Ahí ellos encuentran su técnica, como por ejemplo velocistas o mediofondistas”, manifestó la nadadora.

El grupo de los funcionales se divide en 10 categorías con el objetivo de equiparar la competencia, tomando la 1 como los más severos y la última con mínimas dificultades para nadar. Categorías 11, 12 y 13 involucran a los discapacitados visuales, mientras que los 14 se utilizan para los intelectuales. Un dato no menor a tener en cuenta es que la natación es el único deporte que combina todas las discapacidades físicas.