El presidente de la institución, el ingeniero Gustavo Funes, cuenta los cambios en medio de nuevos hábitos y tecnologías. El espacio tiene su propio teatro y cursos que ayudan a sobrevivir en un año “difícil”.
La biblioteca cuenta con más de 50 mil ejemplares.

Desde hace 119 años, Lomas cuenta con la Biblioteca Popular Mentruyt, un Monumento Histórico con más de 50 mil ejemplares y colecciones difíciles de conseguir. Un espacio cómodo y silencioso en pleno centro de Lomas. Al frente de esta institución fundada el 12 de mayo de 1900 está hoy Gustavo Funes (57), quien llegó a este cargo luego del fallecimiento de su suegro, el ingeniero Carlos Ceriale, por eso dice que “heredó esta responsabilidad”.

Funes reconoce el paso del tiempo y los cambios que fue viviendo el espacio: “La biblioteca es un lugar donde veníamos habitualmente con mis compañeros de colegio para realizar los estudios. Hoy los tiempos cambiaron y quizás esto tenga una visión más romántica, pero la biblioteca es un lugar de encuentro, donde la gente viene con su computadora, trae su material, hay buen servicio de internet, es un lugar para gente que estudia y que necesita de espacio para estar tranquilo”.

La Biblioteca cuenta con material específico en Historia, la colección de Caras y Caretas de la biblioteca del escritor y periodista Roberto Payró -que vivió un tiempo en Lomas- y libros muy difíciles de conseguir que fueron donados por vecinos. Todos sus ejemplares están incluidos en un catálogo en línea, que puede ser consultado por los socios a través de internet. La búsqueda permite filtrar por autor, nombre del libro o material. Y para ser socio no hay requisitos, sólo anotarse y pagar una cuota mensual de $75.

los lectores pueden buscar los EJEMPLARES POR INTERNET, A TRAVÉS DE UN CATÁLOGO ONLINE QUE FILTRA POR AUTOR, TÍTULO O MATERIAL.

Para la auxiliar bibilotecaria Gladys Funt (58), los pedidos de los vecinos son muy variados: “Hay todo tipo de consultas, desde información específica sobre determinado tema hasta el que viene a buscar un dibujo para hacerse un tatuaje”.

Leé también:  El Almacén de Carlitos, 40 años al servicio del vecino

ACTUALIDAD. No es un momento fácil para el país, y mucho menos para las instituciones populares, por eso en la Mentruyt desarrollan eventos que permiten recaudar fondos. “Es complicado mantener la biblioteca. El año pasado hicimos un evento de energías renovables, este año será de agua y saneamiento, con sponsors. Nos cuesta obtener fondos pero vamos a seguir intentando porque hay mucho para resolver. Es un año difícil para todos los argentinos”, admite Funes.

“tratamos de devolver lo que la sociedad nos dio”, dice Funes.

El edificio tiene un teatro con capacidad para más de 300 personas, con funciones propias durante todo el año, desde donde convocan a artistas en forma permanente y también se alquila el espacio para eventos culturales o actos de instituciones o colegios.

Leé también:  El Almacén de Carlitos, 40 años al servicio del vecino

También hay talleres a bajo costo de braille, idiomas, guitarra, música, canto, entre otros. “Esto es una sociedad popular, creada a partir de la donación de los vecinos. Tomamos ese legado y tratamos de devolverle a la sociedad lo que la sociedad nos dio”, apunta.

TRADICIÓN. Funes viene de una familia docente, a la que le gusta el libro, el arte, la cultura, pero en lo particular, “disfruta de ver al otro disfrutar”: “A mí me gusta poder darle la posibilidad a la gente que yo no conozco de poder tener la oportunidad de estudiar, de tener un espacio. Sé lo que es estudiar en un colectivo, en un bar y lo que es estudiar en una biblioteca. Me siento orgulloso al ver a un señor haciendo los deberes de Geografía para terminar el secundario. Disfruto viendo que la gente disfruta, lo que me hace bien es eso”.

Ubicada en Italia 44, el horario de atención es de lunes a viernes, de 9 a 12; y sábados, de 9 a 13.