Cristina remarcó la necesidad de avanzar en una alianza en América latina para hacer frente a los problemas del mundo.

En la II Cumbre de la CELAC, Cristina hizo hincapié en la necesidad de avanzar en un proceso de integración en América latina y El Caribe para afrontar los principales “desafíos” que impone el mundo actual en materia económica, pero sobre todo a fin de hacer frente al problema de la desigualdad, con políticas más activas de Estado, de generación de empleo e inclusión social.

En un discurso de 25 minutos, la Jefa de Estado balanceó sus palabras entre el análisis de la coyuntura internacional hoy y los logros alcanzados por Argentina en los últimos 11 años. Haciendo alusión al proceso de reinsdustrialización iniciado en el país d e s d e 2003, apuntó que “la región debe transformar las economías de producción primaria” para “generar valor agregado”.

“Si la región no le agrega valor a sus materias primas, vamos a estar construyendo una segunda dependencia, que será mucho más profunda y estructural”. En ese sentido, instó a los 33 presidentes de las naciones presentes en la Cumbre a construir “una agenda que deje de lado la burocracia”: “La integración no debe ser un concepto discursivo, sino una política de Estado de los países”.

Para finalizar agradeció “el respaldo del plenario en la cuestión Malvinas” e instó al Reino Unido para que cumpla las resoluciones de Naciones Unidas.