El relevamiento a cargo del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) indica que en nueve meses se llegó a un 32,2% y que la cifra de 2018 será la más alta desde 1991.
En nueve meses se llegó a un 32,2%.
En nueve meses se llegó a un 32,2%.

La inflación de septiembre se disparó un 6,7% según la medición del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), que refleja el incremento de precios y el impacto específico en los trabajadores registrados. En nueve meses se llegó a un 32,2%.

Las proyecciones indican que, con un alza del 40,4% en los últimos doce meses, la inflación de 2018 será la más alta desde 1991 cuando el país salía de un proceso de hiperinflación. El IET -que cuenta con apoyo logístico de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) y respaldo de 45 gremios de la CGT y la CTA- también indicó que la pérdida de poder adquisitivo de los salarios es del 14,7% desde noviembre de 2015, la caída más profunda desde 2002.

Leé también:  Pronostican aceleración de la inflación en noviembre y diciembre

"La inflación anual fue del 43,8% para los asalariados con menores ingresos y del 38,1% para los que registran mejores salarios. Esto demuestra que la crisis de precios sigue apoyada sobre quienes destinan un porcentaje mayor de sus ingresos de los mismos a servicios públicos y alimentos, es decir, los más humildes", dice el estudio.