El desplome en las ventas y la recesión golpean de lleno a la industria de la indumentaria.

Las fábricas de todo el país están funcionando con la mitad de su capacidad instalada.

La producción de ropa registró una caída del 18,9% interanual en abril en paralelo con una fuerte baja en la fabricación de hilados y tejidos para la industria textil.

Así lo informó este martes la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (Ciai) al dar a conocer su “semáforo” de la actividad. En su informe, la entidad señaló que “la reducción del consumo de prensas afecta empresas y puestos de trabajo”.

La actividad en el rubro lleva once meses consecutivos en caída libre y se encamina a cerrar el año en números rojos, advierte el análisis de los especialistas.

Si se compara con abril de 2016, se observa una caída del 36,3% en la elaboración de prendas de vestir. La producción de hilados y tejidos también mostró una fuerte disminución del 17,9%, conforme a las estadísticas relevadas por el Indec.

Está dinámica se explica, principalmente, por la caída del consumo doméstico de ropa: las ventas de indumentaria en comercios minoristas de todo el país se redujo 16,8% en mayo respecto al mismo mes de 2018, según CAME.

Leé también:  Las fábricas funcionan casi a la mitad de su capacidad

En shoppings del Gran Buenos Aires, las ventas se contrajeron 7,7% en marzo de 2019 comparado con el mismo período de 2018, mientras que en supermercados de todo el país se redujeron 6,2%, según datos oficiales.

La caída de las ventas ocurrió a pesar de los descuentos y promociones aplicados por los comercios y del abaratamiento relativo de las prendas: mientras los precios de la ropa subieron 41,1% interanual en abril de 2019, el índice de precios al consumidor se ubicó en 54,7% en el mismo período, como muestra el relevamiento del Indec.

“La reducción de las ventas obedece estrictamente a la caída del poder adquisitivo de la población. Según el IEP, el poder de compra de los salarios de los trabajadores formales (en blanco) disminuyó 11,3% entre marzo de 2019 y marzo de 2018”, explicó la Ciai.

Leé también:  La recesión se profundiza y los sectores clave de la economía siguen en caída

El desplome en las ventas y la recesión golpean de lleno a la industria de la indumentaria. La producción de ropa registró una caída del 18,9% interanual en abril en paralelo con una fuerte baja en la fabricación de hilados y tejidos para la industria textil.

Así lo informó este martes la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (Ciai) al dar a conocer su “semáforo” de la actividad. En su informe, la entidad señaló que “la reducción del consumo de prensas afecta empresas y puestos de trabajo”.

La actividad en el rubro lleva once meses consecutivos en caída libre y se encamina a cerrar el año en números rojos, advierte el análisis de los especialistas.

Si se compara con abril de 2016, se observa una caída del 36,3% en la elaboración de prendas de vestir. La producción de hilados y tejidos también mostró una fuerte disminución del 17,9%, conforme a las estadísticas relevadas por el Indec.

Está dinámica se explica, principalmente, por la caída del consumo doméstico de ropa: las ventas de indumentaria en comercios minoristas de todo el país se redujo 16,8% en mayo respecto al mismo mes de 2018, según CAME.

Leé también:  La actividad económica cayó un 5,8%

En shoppings del Gran Buenos Aires, las ventas se contrajeron 7,7% en marzo de 2019 comparado con el mismo período de 2018, mientras que en supermercados de todo el país se redujeron 6,2%, según datos oficiales.

La caída de las ventas ocurrió a pesar de los descuentos y promociones aplicados por los comercios y del abaratamiento relativo de las prendas: mientras los precios de la ropa subieron 41,1% interanual en abril de 2019, el índice de precios al consumidor se ubicó en 54,7% en el mismo período, como muestra el relevamiento del Indec.

“La reducción de las ventas obedece estrictamente a la caída del poder adquisitivo de la población. Según el IEP, el poder de compra de los salarios de los trabajadores formales (en blanco) disminuyó 11,3% entre marzo de 2019 y marzo de 2018”, explicó la Ciai.