El secretario general Carlos Acuña dio a entender que la central obrera no se dejará presionar por los gremios disidentes.
Uno de los jefes de la central salió al cruce de Hugo Moyano.

Uno de los secretarios generales de la CGT, Carlos Acuña, salió al cruce de las críticas del camionero Hugo Moyano y tomó distancia del paro nacional del 30 de abril que lanzaron los gremios más combativos y las tres vertientes de la CTA.

“No sé si lo mejor es hacer un paro ahora o seguir trabajando rumbo a las elecciones, sin hacer que la gente pierda días de trabajo. Hacer paros constantemente es complicar el trabajo de la gente”, planteó Acuña ayer por la tarde.

Leé también:  Paran las líneas de colectivo 169 y 175 tras el ataque a un chofer

Si bien la “mesa chica” de la central obrera se mantuvo en silencio sobre este tema, los dirigentes que forman parte de la conducción salieron a exponer públicamente que no se dejarán presionar por los sectores del gremialismo disidente.

Consultado sobre si acompañarán las medidas convocadas por el Frente Sindical, Acuña fue tajante: “Cuando estuvieron dentro de la CGT nunca propusieron un paro ni medida de acción. Ahora no integran el consejo directivo”.

Los sectores más “dialoguistas” de la CGT (“gordos” e “independientes”) ven con buenos ojos entrar en un compás de espera antes de motorizar alguna medida de fuerza.

Si bien el paro del 30 contará con la adhesión de algunos sindicatos importantes como Camioneros, Bancarios, Aeronavegantes, SMATA, Docentes y ATE, gremios clave del transporte público, como la UTA, solo pararán ese día si la CGT resuelve sumarse, algo que al menos hasta hoy se percibe improbable.