Más allá de su flojo presente, si le gana a Santamarina en Lomas y Quilmes pierde de visitante ante el líder Sarmiento, sale de la zona del descenso.
El Milrayitas debe ganar en Lomas.
El Milrayitas debe ganar en Lomas.

Hace un par de fechas que Los Andes está con la calculadora en la mano, haciendo cuentas y a la espera de la caída de Quilmes.  Su realidad lo obliga a eso. Pero tras el empate con Gimnasia de Jujuy, recibió una buena noticia: si este domingo le gana a Santamerina y el Cervecero pierde con el líder Sarmiento (juegan el lunes), saldrá de la zona de descenso y ganará aire en esta dura contienda.

El Milrayitas está un mano a mano con Quilmes, que tampoco hace pie en el torneo, en la lucha por evitar el descenso. Por eso, las últimas seis fechas serán fundamentales, especialmente las próximas dos: el equipo de Lomas debe sacar, al menos, cuatro puntos ante Santamarina e Instituto y esperar que Quilmes consiga apenas uno frente a Sarmiento y Brown para sacar una diferencia importante y darle sustento al sueño de la permanencia.

Leé también:  Prueba internacional para el Milrayitas

En este contexto, los próximos dos partidos serán claves para el futuro del equipo que conduce Juan Carlos Kopriva, que todavía no ganó de local este torneo (desde marzo del 2018 que no lo consigue) y con apenas 10 puntos en el campeonato. Sin embargo, desde la llegada de Kopriva, está invicto, con tres empates en fila (dos conseguido de manera agónica), y todavía está con vida en su lucha. Por eso, para darle valor a las dos últimas igualdades, deberá ganarle a Santamerina. Y ese es el objetivo principal.