El Gobierno nacional flexibilizó las exigencias para comprar y aumentó la venta
de divisas a US$4 millones diarios. Es para hacer frente a la demanda de la época.

exchange-afip-300x225

El Gobierno nacional comenzó a flexibilizar las trabas impuestas a la adquisición de divisas para viajar al exterior. En las últimas semanas, luego de oficializar la suba en los recargos, la Afip pasó de autorizar la compra de US$2 millones diarios a habilitar US$4 millones para los turistas.
Así, mientras hace unos meses las casas de cambio vendían alrededor de US$50 por persona por cada día que pasaran en el exterior (según su capacidad fiscal-contributiva) ahora pasaron a vender entre US$100 y 110 por día con el objetivo de responder a la demanda de la época y quitarle presión al mercado paralelo.
La decisión de relajar los controles cambiarios para el turismo, de acuerdo a un relevamiento privado de las entidades financieras de la city porteña, permitió expandir las operaciones semanales entre un 20 y un 25%.
“Lo que sucedió es que bajaron las exigencias. Entonces, más gente cumple con las condiciones para que sean autorizadas a comprar”, explicó el economista Gustavo Smith.
El dólar al que accede cada comprador cuesta $8,86: el precio oficial ronda los $6,56 y a eso debe agregársele el recargo del 35% impuesto por la Afip.
La meta del Ejecutivo, a mediano plazo, es descomprimir la presión que existe sobre el “dólar blue” e ir acomodando el tipo de cambio en el mercado a fin de reducir el flujo especulativo que rodea al dólar.
La economía está fuertemente dolarizada, pero el flujo de divisas está concentrado. Para dimensionar la magnitud de este fenómeno, un informe del Grupo de Estudios Económicos Nacional y Popular (Geenap) da cuenta de que de los movimientos de capital extranjero de todos los días sólo el 12% está representado por ahorristas privados, mientras el 50% se explica sólo a través de las transacciones de 19 empresas.
“Mediante distintos tipos de mecanismos, los grupos económicos presionan para evitar una desdolarización de la economía. Tan grande es la burbuja generada en torno al dólar que el mercado blue apenas alcanza el 10% de las operaciones totales”, afirma Santiago Fraschina,
de la Geenap.
Sin embargo, el Gobierno también intenta mantener equilibrado el mercado cambiario y las
reservas. Por eso, intervino en los últimos meses para achicar la brecha cambiaria y reajustó los controles para la compra de dólares.