El entrenador de Los Andes habló de su futuro, aclaró que dirigirá ante Comunicaciones  y le quitó importancia a la bandera que le colgaron pidiéndole la renuncia.
Kopriva, con futuro incierto en el Milrayitas.

En un contexto de incertidumbre sobre su continuidad, el entrenador de Los Andes, Juan Carlos Kopriva, minimizó el hecho de la colocación de una bandera con la frase “Kopriva renunciá” que se desplegó en el triunfo 1-0 ante San Miguel y remarcó que, tras el  duelo con Comunicaciones, se reunirá con los dirigentes para definir su futuro.

“Ya nos pusimos de acuerdo que en diciembre, cuando termine el torneo, hablaremos de mi continuidad o no en el club. Lo que yo les dije es que no me iba a ir mientras los jugadores me respondieran, y hasta ahora me respondieron. Eso es lo que me hace seguir”, remarcó, claro y contundente.

Leé también:  Jorge González, la primera baja en el Milrayitas

La idea del entrenador es terminar el semestre y después, ya son los números sobre la mesa, definir su futuro. Los dirigentes, por su parte, no lo quieren despedir, a pesar de que la relación no es fluida como antes.  Y ante esto, la incertidumbre es total, al margen de que Kopriva tiene contrato hasta junio del 2020.

“Si los dirigentes quieren cortar el vínculo, les doy la mano y me voy, pero no por una decisión mía. Que eso quede claro. Yo lo quiero terminar con los jugadores, ya que podemos clasificar a la Copa Argentina, que obviamente no era el objetivo principal”.

la bandera se desplegó en el segundo tiempo.

En ese tono se refirió también a la bandera que se desplegó en el estadio, pidiéndole su renuncia. “La verdad es que me la mostró el línea y me dijo que le pareció raro porque esa tribuna no es de la gente”, señaló, dando su postura de la situación. Y agregó: “En su momento se haré un análisis y diré las cosas, pero hoy no es el momento. Tengo que seguir trabajando para darle lo mejor a Los Andes”.

Leé también:  Por la lluvia, no hubo amistosos para Los Andes y Talleres

Por último, Kopriva concluyó: “Estos dirigentes me pidieron que haga un esfuerzo e hice una reducción muy importante de mi sueldo, hasta hubo una prorroga de una deuda que existía. Lo acepté porque quería quedarme para lograr el ascenso. Y ya tenía apalabrado a varios jugadores, pero todo se demoró bastante y ahí perdimos muchas posibilidades”.