Con su acordeón a piano, deleita a los vecinos en Maipú y Belgrano. Nunca estudió música y toca valses, paso doble, chamamé y cumbia.

Quien suele frecuentar la esquina de Maipú y Belgrano, seguramente conozca a Juanchi Zamora, un personaje muy querible e inseparable de su acordeón a piano. Con 71 años cumplidos en agosto, asegura no haber estudiado música y toca “de oído” temas de distintos géneros: vals, paso doble, chamamé y cumbia.

nació en entre ríos y se vino para lomas.

“La música es todo. Cura, sana a la gente que tiene un problema. La gente dice ‘me duele la cabeza, el hombro, la pierna’, pero escucha un poco de música y ya se pone a bailar, se olvidó del dolor. La música es una terapia para el alma, que está acompañada del cuerpo. Deja de doler una porque a la otra le gustó algo y se olvida del dolor”, explica este vecino de Parque Barón.

Toca en Adrogué, en Banfield, en las estaciones de trenes, en hogares de ancianos: “a la gente mayor le encanta este tipo de música”.

RAÍCES ENTRERRIANAS. Juan Carlos Zermathén nació en Entre Ríos. Cuando llegó a Lomas, comenzó lustrando muebles, su oficio de casi toda la vida, y luego trabajó en un taller de tejido donde conoció a quien luego fue su pareja y con quien tuvo tres hijos que hoy tienen 39, 40 y 44 años. También tiene nietos y bisnietos. Ahora está dedicado a la música. Toca en Adrogué, en Banfield, dentro del bar Cronopio, en las estaciones de trenes, en hogares de ancianos.

Leé también:  La vecina de Lanús que bajó más de 30 kilos gracias a su pasión por el baile y a la disciplina

“A la gente mayor le encanta este tipo de música, cuando me llaman voy. Por la mañana toco mientras la gente hace la cola para el banco frente a la estación de Adrogué. También en las estaciones toco mientras espero el tren. La moneda me la dan porque lo que hago es bueno, no lo digo yo, lo dice la gente”, admite Juanchi y agrega: “A mí me da una satisfacción enorme ver que la gente pasa por la calle y me felicita. Gente joven y mayor, de todas las edades”.

los clientes del bar cronopio disfrutan de sus temas.

A este artista innato, que se mantiene bien porque “la música le da vida”, le gustan todos los temas, aunque tiene sus predilectos. “Yo soy aficionado a la música y me gusta dar lo que sé, le pongo el alma”, resume.

Leé también:  Ecos de Malvinas: “Yo no estaba preparado para entender a dónde iba”

MÁS INFO. Quien quiera contratarlo puede llamar por la noche, alrededor de las 21, al
4282-2377.