El talentoso artista, cantante de Elefante, dejó Argentina en 2001 para radicarse en tierras aztecas, donde grandes voces grabaron sus canciones.
“Elefante es una mezcla de rock y pop, con estilo propio”, cuenta.
“Elefante es una mezcla de rock y pop, con estilo propio”, cuenta.

Javier Ortega nació y se crió en Temperley, donde comenzó su vínculo con la música, armó sus primeras bandas y compuso un tendal de canciones. Luego, se fue con la música a otra parte y recaló en México. Allí sus canciones se convirtieron en un éxito al ser grabadas por reconocidos músicos locales y también se sumó como vocalista a Elefante, una de las más populares bandas de las tierras aztecas, y en paralelo tiene un proyecto de tango.

“Me fui a México en 2001, por la crisis de la industria de la música, que ya estaba muy complicada”, recuerda Javier sobre ese viaje a sus 26 años.

Leé también:  Gonzalo Ansuati sale de su zona de confort

Antes de su partida, ya había empezado a tocar en bares de la región y había formado varias bandas, como Americana, con Axel como tecladista. También llegó a producir a distintos artistas y a componer canciones, las que se llevó bajo el brazo a México.

“Me fui a México con 250 canciones y empecé a recorrer editoriales. Me empezaron a grabar otros artistas, como Leandro Martínez y Carlos Rivera, me fui haciendo un nombre. Me grabaron más de 40 canciones”, recuerda.

En tierras mexicanas retomó su labor como solista, pero la dejó de lado al ser convocado por Elefante, una de las principales bandas de la escena mexicana. Desde hace 12 años es el cantante del grupo y lleva cuatro discos grabados con esta formación. Además, realizaron giras por América latina, Estados Unidos y España.

Leé también:  Cuatro bandas animan en el primer Festival Rock & Banfield

“Elefante es una mezcla de rock y pop. Mezclamos todos los estilos, tomamos elementos latinos, rumba española, es un grupo muy versátil que adquirió un estilo propio”, explica.

Muchos músicos argentinos lograron un enorme éxito en México, como Los Auténticos Decadentes, Los Fabulosos Cadillacs y Soda Stereo, pero no es un trámite sencillo.

Con Elefante tiene planeado editar dos discos durante este año, uno de ellos en vivo, y encarar otra gira que los también los traerá a Argentina en abril.

Luna y misterio. Al margen de ser el cantante de Elefante, Javier Ortega está al frente de Tango VIP, un proyecto de música ciudadana.

Leé también:  Franco Rau, el artista de Lomas que recibió el premio Estrella de Mar 2019

“En México me puse un estudio de grabación con Ricky Requejo. Empezamos a hacer tango, algo para nosotros, algo argentino. Nos pusimos a hacer versiones de los grandes temas, pero que no sea algo tan electrónico como Bajo Fondo”, explica.

Al margen de lograr una nominación a los Grammys con “Efecto Tango”, su primer disco, ya están trabajando en “Grandes Varones del Tango”.

Extrañándote

Javier Ortega armó su familia en México y también su vida profesional, pero sigue echando de menos a Temperley.

“Extraño mucho a la familia y poder tocar más seguido en Argentina. También la comida, me comí una medialunas con crema pastelera que voy a tener que bajar cuando llegue a México”, dispara.