Martín repudió el ataque a la casa del presidente de Los Andes y reclamó a la Justicia que investigue “a fondo” para que este tipo de episodios “no sucedan nunca más”.Después de que el frente de la casa del presidente de Los Andes, Oscar Ferreyra, fuera baleada por una facción de la barrabrava del club, el diputado nacional Martín Insaurralde repudió la violencia y se solidarizó con el dirigente, su familia y con “todos los que quieren a los Andes”.

“El fútbol es encuentro y alegría, por eso los violentos no se pueden quedar con esta pasión que nos identifica a la gran mayoría de los argentinos”, sostuvo.

El ataque de seis disparos ocurrió el lunes por la noche, cuando los agresores llegaron a la casa de Ferreyra, ubicada en la calle Fray Luis Beltrán al 200, en un Fiat Palio color bordó, mientras algunos dirigentes estaban en tratativas para levantar la suspensión del estadio Eduardo Gallardón. Con respecto al ataque, Martín pidió que la justicia que investigue “a fondo”.

“Estos hechos no pueden quedar impunes. Hay que poner fin a la violencia en el fútbol para que esto no suceda nunca más. La Justicia tiene que investigar el hecho”, señaló. Y agregó: “En la vida y en la cancha se comparten los mismos valores: la solidaridad, el compañerismo, la garra.

No tenemos que bajar los brazos, trabajemos para que el fútbol argentino siga siendo un lugar de encuentro y de pasión para todos”, concluyó.

ANTES DEL ATAQUE

Minutos antes de la agresión que produjo la renuncia de todos los miembros de la comisión directiva, la Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte (Aprevine) había aprobado el pedido de que Los Andes juegue en su cancha y tenga la posibilidad de vender 2.500 entradas a socios identificados.

A su vez, el mismo día, el Municipio de Lomas ofreció su colaboración para que el público pudiera concurrir al Gallardón. Es que el Milrayitas no recibe en su cancha a un rival desde el miércoles 6 de noviembre del año pasado, cuando le ganó a Colegiales 1 a 0.

Diez días después, los jugadores debían volver a pisar el campo de juego ubicado sobre la avenida Santa Fe.  Pero eso nunca ocurrió. Cuando faltaba media hora para el comienzo del partido frente a Atlanta, la Policía encontró armas de fuego, municiones y cuchillos en las inmediaciones del estadio.

Más allá de este panorama, el sábado pasado en una asamblea de respresentantes de socios del Milrayitas, se decidió que la institución empiece a gestionar la habiltación del estadio.

LA PALABRA DE FERREYRA

Después del hecho, Ferreyra criticó a la barrabrava y aclaró que su familia no estaba en la vivienda en el momento de los disparos. “Lo único que hice fue dedicarle tiempo y pasión a un club, pero cuando mandan los delincuentes, el ciudadano común se aleja.

Agradezo que ni mi esposa ni mis hijos estaban en mi casa en el momento de los disparos. Los vecinos identificaron un vehículo y espero que los autores sean  rápidamente detenidos. Esto exede el límite de lo pensado”, explicó el titular del club.

CONVOCATORIA DE LOS HINCHAS

Hinchas de Los Andes convocaron a una movilización a la sede del club en repudio a los hechos de violencia contra Ferryra, hoy a las 19. A través de las redes sociales se echó a rodar una campaña para acompañar a la dirigencia de Los Andes en frente a esta situación. La convocatoria es en la sede del club, ubicada en Yrigoyen y Oliden.