Había ocultado su cadáver y la familia realizó la denuncia tras varios días sin ver a la mujer. Ocurrió en Mendoza.

Llanos fue acusado de "homicidio agravado por la condición de pareja con la víctima y por mediar violencia de género".

Un hombre que confesó haber asesinado a su pareja en Mendoza y luego ocultó su cadáver, que fue hallado el jueves último, fue imputado hoy por el femicidio, informaron fuentes judiciales.

Se trata de José Llanos (28), quien fue acusado formalmente por el "homicidio agravado por la condición de pareja con la víctima y por mediar violencia de género" de Gregoria Flores (32).

Según precisaron los voceros, la víctima era buscada desde el 20 de febrero pasado, cuando por la mañana salió de la vivienda que compartía con el hombre en el departamento mendocino de San Martín para trabajar y no se la volvió a ver, por lo que su familia realizó una denuncia en la comisaría por averiguación de paradero.

Una mujer es asesinada cada 30 horas en Argentina y casi la mitad de las víctimas convivían con su asesino.

Tras enterarse de la solicitud radicada por los familiares el imputado viajó a Bolivia, de donde es originario, y el miércoles 28 de ese mes regresó a Mendoza, donde confesó que había cometido el crimen en la comisaría 39na. de San Martín y reveló dónde había ocultado el cuerpo de Flores.

Leé también:  Asesinaron a dos hermanastros en Mendoza

Las fuentes señalaron que, al obtener la información, efectivos de la Policía mendocina llevaron a cabo un rastrillaje al día siguiente en una finca situada en la localidad de Tres Porteñas, en cercanías del domicilio donde convivían, y encontraron el cadáver.
El caso es investigado por la Oficina Fiscal de San Martín, a cargo de Martín Scattareggi, quien dispuso las diligencias correspondientes para avanzar con la causa.

Según las últimas estadísticas, una mujer es asesinada cada 30 horas en Argentina y casi la mitad de las víctimas convivían con su asesino. Mientras que el 65% de los femicidios se cometieron en la vivienda de la víctima, un 26% fueron cometidos en la vía pública, un 3% en la vivienda de un familiar, un 3% en la vivienda del agresor y otro 3% en otro lugar.

Leé también:  Murió el acusado de matar a su expareja y a su hija de casi 2 años