El presidente de Cáritas aseguró que Argentina “vive un momento crítico” y habló de cómo se vive la situación en los barrios y las parroquias.
El presidente de Cáritas dijo que "hay familias cuya situación es desesperante".

Durante el anuncio de la colecta anual de Cáritas, que se desarrollará este fin de semana, la Iglesia alertó sobre el incremento de la pobreza en todo el país y afirmó que esta situación “está castigando cada vez más y muy duro a mucha gente”.

El presidente de Cáritas y Obispo de Quilmes, Carlos Tissera, aseguró que “Argentina vive un momento crítico” y que “hay familias cuya situación es desesperante” producto de la crisis económica, el desempleo y la inflación.

El mensaje de preocupación del sector eclesiástico estuvo dirigido a toda la sociedad, pero incluyó un llamado de atención a la clase política. Tissera pidió que la campaña electoral no tape las urgencias sociales.

Leé también:  Conectan a empresas con vecinos que buscan trabajo

“En las parroquias y los barrios bonaerenses cada vez se percibe más la falta de trabajo, los problemas de adicciones y la presencia de pobres en aumento”, comentó y señaló que debido a este escenario creció la demanda de alimentos en los 3500 comedores de las diócesis.

“Tuvimos que hacer refugios para la gente que queda en la calle y los migrantes que vienen de las provincias buscando trabajo”, continuó el Obispo.

Ante esta realidad, el titular de Cáritas pidió que haya mayor solidaridad de los argentinos con los sectores más vulnerables. “Sabemos que es difícil. Hay una leve tendencia a la baja en la ayuda de los donantes de clases medias, ya que cuesta cada vez más llegar a fin de mes en la Argentina”, apuntó.

Leé también:  La Casita de Cuba, en crisis por culpa de las obras sociales

Pero pidió “poner el hombro” y ayudar a los que más lo necesitan porque “no puede ser que en un país que produce alimentos como en la Argentina, haya personas que pasan hambre”.