Durante la última semana, en el segundo piso del edificio, el Municipio instaló el equipamiento tecnológico de los tres nuevos quirófanos.
El último sector en quedar a punto fue el de los quirófanos.

El Hospital de Llavallol (Doyhenard 296) está casi listo para expandir sus servicios y ampliar la cobertura. Es que además de los consultorios externos que funcionan ahora, ya conectaron los equipos de los quirófanos que permitirán dar una respuesta más eficaz a los vecinos.

En el segundo piso del edificio se realizó la instalación del equipamiento tecnológico correspondiente al quirófano y al área de terapia intensiva. Por otra parte, ya habían finalizado las obras del área de internación en el primer piso. Ahora el Municipio trabaja en los detalles finales para su inauguración.

Leé también:  Sarampión: incorporan farmacias a la campaña de vacunación gratuita

“Planificamos un lugar como éste para darle sustento a la demanda de mayores espacios de atención para los vecinos. El Hospital de Llavallol es un símbolo de que las cosas se pueden hacer de otra manera, que no alcanza con el marketing para solucionar los problemas de la gente”, expresó Martín Insaurralde.

En marzo de este año se abrieron siete consultorios externos, con servicio de Pediatría, Clínica, Traumatología, Cardiología y Ginecología. Además se comenzaron a realizar ecografías, y arrancó la guardia de 24 horas. Se puso en marcha la sala de observaciones, rayos, tomógrafo, triage, shockroom adulto y pediátrico y la base del 107 (Emergencias).

A fines de diciembre, se había inaugurado una sala de observación destinada a pacientes ambulatorios. “Este hospital es un logro conjunto de autoridades y vecinos autoconvocados y un sueño hecho realidad”, indicó Martín.

Leé también:  Lomas: debía operarse y la Fundación para la Salud donó la prótesis