La precandidata por el Frente de Todos, Cristina Fernández, criticó el agresivo discurso oficial.
Cristina volvió al país tras su viaje a Cuba, donde visitó a su hija.

La precandidata a vicepresidenta por el Frente de Todos, Cristina Fernández de Kirchner, denunció que durante las últimas semanas hubo “campañas sucias y muy violentas por parte del Gobierno y del oficialismo”.

En la ciudad santacruceña de Río Gallegos, la senadora nacional presentó su libro “Sinceramente” y criticó el agresivo discurso de Juntos por el Cambio contra la oposición. “Me tiene muy preocupada porque las campañas sucias surgen cuando no tenés propuestas o cuando mentiste mucho y tenés que ocultar. Por otro lado está lo violento, cuando dicen ‘los jóvenes de esa agrupación son narcotraficantes’ o que ‘los otros son marxistas y comunistas’, genera prejuicio y violencia sobre las personas a las que se prejuzga”, remarcó.

Leé también:  Cristina cierra este sábado la campaña en tierra bonaerense

Tras regresar de Cuba, donde visitó a su hija Florencia Kirchner, Cristina pidió “diferenciar entre promesas y mentiras” en relación a lo que Cambiemos había dicho que iba a hacer en 2015: “Siempre hicieron lo contrario. Si pagaban un millón de trabajadores impuesto a las ganacias, ahora pagan más de dos millones. Te sacaron las cosas buenas y dejaron las malas. Esas no son promesas, son mentiras”.

Por su parte, la expresidenta habló de los desafíos que enfrentará el próximo Gobierno que asuma el próximo 10 de diciembre. “En diciembre, además de sentarnos con el FMI, habrá que revisar todos los papelitos”, destacó y valoró al precandidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, al indicar que “conoce al FMI antes de que empiece el gobierno de Néstor (Kirchner), porque él lo mandó a reunirse con ellos”.