Llega hoy a las salas argentinas, en el último largometraje de la pareja cinematográfica compuesta por Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas.
UN NUEVO PROTAGÓNICO A LOS 74 AÑOS.

Después  de  su estreno mundial en la Sección Panorama de la 69° edición de la Berlinale, dedicada a nuevas obras de directores consagrados, óperas primas y descubrimientos, llega a las salas argentinas “La fiera y la fiesta”, protagonizado por Geraldine Chaplin, en el último largometraje de la pareja cinematográfica compuesta por Laura Amelia Guzmán e  Israel Cárdenas.

En las escenas del film, la protagonista es Vera, una actriz cuya fama se fue disipando prácticamente por completo.

En este cuadro de situación, llega a un paradisíaco lugar del Caribe para rodar el guión inacabado de uno de sus mejores amigos y guionista de culto del séptimo arte: Jean-Louis Jorge.

Leé también:  ROSITA

Vera reúne a distintos talentos que, en algún momento, fueran grandes estrellas del cine para darle el homenaje póstumo que J.L Jorge merece.

En un esfuerzo por adentrarse en la esencia de la película y rendir homenaje a la vida y trabajo de su amigo, el destino de la trama irá entrelazándose con fuerzas misteriosas.

La producción se transforma en un pandemónium  mientras se difumina la línea entre realidad y fantasía. Vera busca entonces, respuestas entre sus fantasmas.

El elenco lo completan Udo Kier, Luis Ospina, Jaime Piña, Jackie Ludueña, Pau Bertolini, Yeraldin Asencio y Fifi Poulakidas. “La fiera y la fiesta” es el séptimo título compartido por la pareja entre el mexicano Israel Cárdenas y la dominicana Laura Amelia Guzmán. Esta dupla ya mostró sus credenciales con  la ficciones “Cochochi” “Jean Gentil”, “Dólares de arena” y “Samba” y con los documentales “Carmita” y “Noelí en los países“.

Leé también:  SÓLO UNA MUJER

UNA ARTISTA EN SERIO. Geraldine Chaplin, integrante de la larga prole de Charles Chaplin, concreta a sus 74 años un nuevo protagónico cinematográfico y que para la actriz implicó encarnar “a una vieja tan confusa como puedo serlo yo”.

La criatura central de la película, una coproducción entre República Dominicana, Argentina y México, funciona como una suerte de tributo onírico al cineasta dominicano Jean-Louis Jorge (1947-2000) que en el film es un fantasma a cargo de Udo Kier. Su debut en la pantalla grande fue en 1952 en “Candilejas”, en el último film dirigido y protagonizado por su padre.