Hubo clausuras de establecimientos que no cumplieron con las normas para el festejo. Además se montaron operativos en plazas e ingresos a colegios.
se decomisaron las bebidas alcohólicas.

Muchos de los estudiantes que empezaron el último año del secundario eligen una modalidad de festejo que se hizo cada vez más popular: el UPD (último primer día). Para garantizar que esta celebración camino a la escuela transcurra con normalidad, el Municipio emprendió distintos operativos de seguridad durante la madrugada y la mañana.

“Estas acciones buscan cuidar a los alumnos que transcurren el 6° año de secundario, que emprenden estos festejos que se han vuelto una costumbre. La idea es prevenir y transmitir tranquilidad a los padres y a la institución educativa en este contexto”, señalaron desde el Municipio de Lomas.

las clausuras fueron por presencia de menores, consumo de alcohol y fiesta sin autorización, según informaron las autoridades.

Durante la jornada, los agentes de la Secretaría de Seguridad y la Secretaría de Gobierno (sus áreas de Tránsito y Eventos Masivos); y la Policía de la Provincia acompañaron a las escuelas que solicitaron los controles. Se puntualizó “en aquellas escuelas en donde se han presentado conflictos, teniendo en cuenta antecedentes, así también como denuncias que realizaron los vecinos que se enteraban que en distintos establecimiento se llevaría a cabo este tipo de fiestas”.

Durante la jornada de controles, el Municipio clausuró tres locales en los que no se cumplieron normas para el normal desarrollo del evento, entre ellos establecimientos de Lomas Oeste, Llavallol Sur y Temperley Este.

“Las clausuras fueron por presencia de menores, consumo de alcohol, fiesta sin autorización”, añadieron los agentes del Municipio que procedieron al decomiso de las bebidas alcohólicas.

la policía trabajó en las calles de lomas.

Asimismo se montaron guardias en diferentes plazas, como en la San Martín (Turdera), el parque Finky y las plazas Espora, Libertad, Grigera, De la Familia, Sandro, Del Campeón y sobre la peatonal Laprida. Se trató de lugares donde años anteriores los chicos se juntaban generando disturbios.

En tanto, durante la mañana también se controló el ingreso a los colegios Inmaculada, Modelo Lomas, Belgrano, Colinas Verdes, Ensam y San Andrés.

Para Pablo Forzisi, padre de uno de los estudiantes que participó del UPD, destacó: “Los chicos buscan festejar y en eso a veces pueden ocurrir riesgos. Por eso es importante que haya un control”.