El arquero recordó el ascenso de 2014 de la mano de Fabián Nardozza, del idilio que crearon con la gente y su relación de amistad con Alejandro Noriega y Diego Galeano.
Gagliardo recordó sus buenos años en el arco de Los Andes.

Maximiliano Gagliardo es uno de los arqueros marca registrada del ascenso. Si bien su presente está en Arsenal, con el que subió a Primera División, la mayor parte de su carrera la hizo en las demás categorías. Y Los Andes fue un club en el que se sintió reconocido.

"Los Andes es el club que siento como parte de mi casa, me han tratado muy bien, me ha tocado estar en un gran nivel y poder devolverle a la gente el cariño que te da dentro de la cancha hacen un ida y vuelta muy bueno", reconoció el oriundo de Chivilcoy.

En 2014, fue uno de los puntales de la campaña que llevó al Milrayitas a la B Nacional, ganado la Zona B del torneo. "El año anterior habíamos armado un súper equipo con los mejores de la B Metropolitana, (Andrés) Soriano, (Alejandro) Noriega, (Fernando) Lorefice, (Juan Pablo) Segovia, Emmanuel Martínez, Daniel Franco. Habíamos armado un equipazo, no entramos al Reducido por muy poco y el club lo pudo mantener. Trajeron a Diego Galeano de refuerzo y lo que me queda de ese ascenso es la chance de haber jugado con amigos como me tocó. Soy amigo de Ale Noriega, de Diego (Galeano), Maxi García. Son chicos que, al ser amigos, te hacen mejor el día a día", dijo en diálogo con el IG Live de Solo Ascenso.

Leé también:  Las chicas de Los Andes siguen "motivadas" en medio de la pandemia

Gagliardo jugó 186 partido en Los Andes, es el segundo arquero con más presencias y mantuvo 71 veces la valla invicta. El club necesitaba de un ascenso y ellos fueron los encargados de darle esa alegría a la gente, con el 3-1 ante Almagro.

"Los Andes había peleado por no descender a la C. Estaba en levantada, con un club organizado. Se dio el ascenso y para el hincha fue un desahogo enorme. En ese torneo el hincha volvió a sentirse parte del equipo, le gustaba como jugaba, y después en el Nacional se mantuvo e hicimos un gran torneo también", explicó.

De la mano de Fabián Nardozza, el Milrayitas hizo una gran campaña, con un equipo muy firme y ordenado en el campo de juego. También hubo tiempo para hablar del entrenador: "Nosotros hemos ido el primer año de la B Nacional a las provincias y metía tres delanteros. Los cambios de Fabián, si íbamos perdiendo un partido sacaba un defensor y te ponía un delantero. Aprendió mucho del Gato (por Salvador Daniele) y lo está demostrando en todos los equipos que le toca siempre. Es un gran entrenador".

Leé también:  Los Andes apuesta a retener la columna vertebral

Gagliardo tocó el tema amigos. Para él, Noriega y Galeano lo son. "Yo les dije, 'esperaron que me vaya para volver'. Estoy muy contento de que vuelvan porque es gente que le faltaba al club, gente que tenga arraigo con el club es importante y ellos lo sienten parte como lo siente uno. Entonces siempre dando un plus, están para colaborar, los he ido a ver este año cada vez que pude y me da placer verlos juntos porque es una dupla que se lleva muy bien. Es increíble, se ponen la de Los Andes y Ale hace goles y Diego juega bárbaro".

Y remató con Noriega: "Es un chico muy humilde, estoy contento que esté en el club porque lo quiere mucho. Es un tipo que se pone la nueve de Los Andes y hace goles, es inevitable. Sé lo que nos costó, hemos ido a Flandria viajando 100 kilómetros juntos para ir a entrenar. Todos los jugadores del ascenso somos luchadores".