El volante de Lanús Pedro De la Vega, autor de dos goles, recalcó que el equipo hizo lo “necesario” para festejar en el empate 2-2 ante Atlético Tucumán.
"Pepo" lamentó no haber logrado los tres puntos.

En Tucumán, Lanús dejó escapar dos puntos valiosos en la última jugada y se volvió al Sur masticando bronca, tras el 2-2 con Atlético en el José Fierro.

Y uno de los no pudo esconder su malestar fue el juvenil Pedro De la Vega, que anotó los dos goles del Granate aunque no cerrar una noche perfecta. “La verdad es que estoy contento con los goles, ya que eso me sirve para recuperar la confianza, pero me fui muy amargado por el resultado”, se lamentó el chico de Olavarría.

Leé también:  Mal arranque de Lanús, que no encuentra el rumbo

“Pepo fue clave en la remontada del Granate, ya que desde su ingreso a los 20 minutos del segundo tiempo se transformó en la figura de la cancha: a los 22, en la primera que tocó, la clavó al ángulo desde afuera del área para el empate y a los 43 le puso el moño a una gran jugada para el 2-1 parcial. Sin embargo, el gol de Gissi, a los 48, cambió felicidad por amargura en el equipo.

Ese malestar que mostró el mediocampista ofensivo se explica en el hecho de que, según su óptica, Lanús fue más que el Decano y mereció la victoria. “Hicimos todo lo necesario para ganar y fuimos superiores, lamentablemente fallamos en la última jugada”, se quejó.

Leé también:  Zubeldía hablará en el Instagram de Lanús

Por último, y pese a la bronca, dejó un mensaje claro. “Cuando comenzó este proceso estábamos complicados con los promedios y ahora el equipo pelea en la parte alta de la tabla”, concluyó.